México inicia el 2017 con triunfo sobre Islandia: 1-0

El equipo de Juan Carlos Osorio cumplió con el amistoso en Las Vegas ante una Islandia que jamás exigió en el Sam Boyd Stadium.

Las Vegas, Nevada

El ímpetu que tienen varios de estos jugadores por quedarse con selección mexicana no fue suficiente para descarrilar a un borroso Islandia, que no distinguió en nada como aquel equipo de la Eurocopa 2016 (con un grupo distinto en este juego). Aún así, al Tricolor le alcanzó para quedarse con el triunfo, con un 1-0 que refleja el dominio, pero también la falta de definición y lo mucho que se complicó después, un México que dejó de tener llegadas constantes y no encontró la puntería necesaria.

TE RECOMENDAMOS: Los fans tricolores 'invadieron' Las Vegas.

Juan Carlos Osorio anda en busca de dos cuadros fuertes para mitad de año. Los futbolistas le tienen que alcanzar para dos planteles, uno para Copa Confederaciones y otro para Copa Oro. De los que llevan menos tiempo, en este partido lucieron por instantes algunos que pudiera ser considerados, caso Orbelín Pineda, quien fue de los elementos que mejor lució. Buena recuperación, y mejor salida, con buena visión de campo que le funcionó al conjunto, sobre todo en el primer tiempo.

Jürgen Damm también tuvo sus momentos, con mucha salida en los primeros instantes del duelo, llegó a línea de fondo esquivando rivales, tiró buenos centros, aunque no fue constante, pero quizá eso, y lo que ya ha mostrado en su club, le alcance para estar.

TE RECOMENDAMOS: Rafael Márquez pide unidad en contra del racismo.

Luis Reyes y Edson Álvarez fueron cumplidores, se ve complicado que puedan ser titulares, pero sin duda, si se trata de completar una lista, podrían figurar como buenos relevos. La misma historia con Raúl López, Luis Montes y Elías Hernández, quienes llevan más tiempo tratando de ganarse un sitio; quieren ser recurrentes, y en este duelo mostraron poco, pero no ayudaron las circunstancias del encuentro. Estos dos elementos son de calidad, pero no tuvieron su mejor noche. Ambos entraron de cambio.

El caso de Oswaldo Alanís es especial. Al estratega le convence al cien por ciento, el perfil zurdo que maneja y la marca son sus mejores armas, y no sería descabellado verlo en el grupo que irá a Confederaciones. El resto son conocidos.

Juan Carlos Osorio mandó de arranque, como se esperaba, a tres centrales al fondo: Rafael Márquez, Néstor Araujo y Oswaldo Alanís. Jürgen Damm por el costado derecho y del otro lado Jesús Gallardo, con la misión de defender y atacar cuando se tuviera la bola. De contención Jesús Molina, Orbelín Pineda complementando la labor en el medio campo. Además, Hirving Lozano, Giovani dos Santos y Alan Pulido en la labor del ataque.

Islandia tuvo su primera llegada al minuto nueve, luego de que Sigurdur Egill Larusson sacó un disparo que se fue por encima de la puerta de Alfredo Talavera. En esta jugada agarraron distraída a la defensa mexicana, que no logró controlar dicha acción.

El Tri dominaba el juego; Jürgen Damm era quien controlaba el costado derecho, sacó buenos centros, pero los rematadores erraron en ese último tiro, le pasó a Jesús Molina, y luego a Orbelín Pineda.

De nueva cuenta, un descuido, hizo que Aron Elis Thrandarson controlara el balón en el área mexicana, pero sacó un tiro flojo que rechazó la defensa, al igual que otro en el que intentaron sorprender, pero Talavera rechazó de buena forma.

Eran flashazos que daba el rival del Tri, que tenía el balón sin dificultades, lo paseaba de un lado a otro, con Damm con mayor participación que Jesús Gallardo, que no lograba tener tanta salida. Hasta el minuto 19, cuando mandó el esférico a Hirving Lozano, pero éste recibió una falta y ya no pudo culminar la jugada.

El árbitro marcó falta, y de esa pelota parada llegó el gol. Cobró Giovani dos Santos y Alan Pulido remató en el centro del área con la cabeza.

Poco a poco la parcela izquierda fue más explotada, porque el Tri no saltaba la pelota, aunque la mala precisión en los pases, en pocas ocasiones le dieron pie a remates del enemigo, como el de Sigurdason, que no llevó buena puntería.

El Tricolor se mostraba dinámico al ataque, con jugadas verticales, gracias a los espacios que dejaban los de Islandia. Cuando notaban dificultad en la zona de definición, los de verde preferían rematar de media distancia. Hasta esos instantes, ni así pudieron meter el segundo.

De repente, el partido dejó de dar emociones, Islandia se paró con solidez en el fondo e impidió que el ataque mexicano pisara su zona.

Para el segundo tiempo, salió Giovani dos Santos y entró Raúl López; además, se fue Gallardo y Osorio le dio oportunidad a Luis Reyes, debutante, quien hizo una buena labor, con mucho ímpetu, aunque en general para esos minutos el funcionamiento del equipo no era el mejor. Fue la misma sintonía el segundo tiempo, aún y con dichas modificaciones, los mexicanos tenía la pelota, y el rival esperaba una desconcentración. Un remate con la cabeza de Hirving Lozano levantó a los aficionados de sus asientos, pero no pasó de una mera ilusión para ellos.

El Tri perdió a Rafael Márquez, quien salió lesionado, y ese lugar lo ocupó Hugo Ayala, un defensor que ha tenido varias oportunidades en selección con distintos entrenadores, pero que no ha podido consolidarse.

Hubo más cambios, de eso se trataba, de probar. Así que el timonel mandó al campo a Edson Álvarez, quien debutaba con el Tricolor y sacó a Jesús Molina.

México tuvo algunas llegadas más, pero no encontraron el segundo gol para ampliar el marcador. Lo importante no era el número de tantos, sino ver a varios jugadores en este duelo, al menos ese fue el discurso de los protagonistas y, seguramente, por lo que mostraron, el timonel ya desechó algunos nombres para la lista de los compromisos fuertes que tendrán a mitad de año.