Oribe Peralta: ¿De qué estamos hechos?

El autor de los dos goles en la final Olímpica entre México y Brasil se considera un delantero que trabaja para el equipo. Su contundencia en los últimos torneos le ha dado la titularidad en la selección de Miguel Herrera.

Oribe Peralta: ¿De qué estamos hechos? (Carlos Contreras Legaspi)

Ciudad de México

Ser titular como delantero en México es complicado, Oribe Peralta fue uno de los jugadores más menospreciados del futbol mexicano hasta que pudo jugar en su casa, Santos Laguna, el equipo de Torreón, donde después de varios clubes se consolidó como figura y se ganó los llamados constantes a la selección mexicana.

Los brasileños lo recuerdan bien, dos remates suyos les robaron la posibilidad de ganar el único torneo que les falta. Aquella tarde en Londres 2012, Peralta comandó a un equipo que no estaba listo para el fracaso.

Con la selección mayor, el 'Cepillo' tiene 15 anotaciones y jugará su primer mundial


Por voluntad propia prefirió quedarse en México antes que buscar un lugar en Europa y eso le dio continuidad con su equipo, aunque las lesiones lo marginaron del Tricolor en el verano del 2013, con la Copa Confederaciones y la crisis de la eliminatoria que terminó por costarle el puesto a José Manuel de la Torre.

Su ausencia pesó, pues es un atacante que entiende que debe trabajar como uno más y se describe así, "me define el nunca darme por vencido, el siempre querer más, buscar al compañero mejor ubicado y jugar para el equipo, que es en realidad lo importante de este deporte".

Miguel Herrera lo empleó a fondo en el repechaje y en las convocatorias del Piojo esta garantizado pues "Es un jugador muy importante, está en la cúspide de su madurez, cada día demuestra la solidéz, es muy completo, remata bien de cabeza. tiene muy buena definición con ambas piernas, tiene gran velocidad y buena conducción.

Para Oribe no importa el pasado, aunque tenga recuerdos tan gratos como el Oro en Wembley, el mejor momento esta por venir y es hora de mostrar su talento en Brasil 2014.