Los naturalizados en el Tri

Durante los últimos 15 años, nueve elementos de nacimiento foráneo han integrado las filas de la selección nacional; la mayoría, sin trascendencia en el máximo representativo, sin importar el técnico en curso

Franco, Leandro, Vuoso
Franco, Leandro, Vuoso (Mexsport)

Ciudad de México

A lo largo de los últimos 15 años, la selección mexicana ha sido integrada por futbolistas de pasaporte extranjero, con identidad de naturalizados. Gabriel Caballero, solicitado por Javier Aguirre, fue el primero que en tiempos recientes comenzó con un idilio que hasta ahora se ha mantenido en el Tri. El 'Vasco' solicitó los servicios del entonces ofensivo del Pachuca para encarar la fase final de la Eliminatoria del Mundial del 2002, a donde terminó acudiendo.

A pesar de las ganas y enjundia en el campo, cuando fue requerido, Caballero no mostró sobre el césped los motivos por los que Aguirre le llamó para Corea/Japón. El escenario fue el ideal para asumiera el rol protagónico, pero Gabriel fungió de recambio y su presencia solo funcionó como complemento del colectivo. Quedó lejos de lo que se esperaba y después de la justa no volvió a ser requerido por el Tri.


Para encarar Alemania 2006, ya con Ricardo La Volpe en la selección nacional, Antonio Naelson Sinha y Guillermo Franco fueron considerados para la fase previa y a la postre el Mundial en tierras germanas. Durante la fase de grupos y el partido decisivo ante Argentina, el aporte de ambos fue cuestionado y muy criticado a ojos de la prensa nacional, sobre todo por la ausencia de, entre otros, jugadores como Cuauhtémoc Blanco. Sinha dio esbozos de su nivel real, pero solo eso.

Para el siguiente proceso, más allá de un llamado hacia el propio Sinha por cuenta de Hugo Sánchez, fue Sven Goran Eriksson quien se declinó por más de un elemento naturalizado. El timonel sueco convocó en su etapa con el Tri a Leandro Augusto, en el mediocampo, junto a Lucas Ayala y a Matías Vuoso en el ataque. Ninguno llegó a Sudáfrica 2010, en gran parte, por el cese del europeo, aunque siguieron siendo considerados por Javier Aguirre.

Con el 'Vasco', una vez más, como responsable del banquillo mexicano, retomó la fórmula de La Volpe y se declinó por las características de Guillermo Franco, aunque en sus llamados consideró a otros más. Para la justa, en la lista definitiva, sorprendió a propios y extraños convocando al 'Guille'. Ya en el Mundial, el oriundo argentino fue titular, pese a su nulo aporte ofensivo y por encima de Javier Hernández, el favorito de la afición.

Durante el proceso previo a Brasil 2014, con José Manuel de la Torre decidió echar mano de naturalizados en sus últimos días al frente del banquillo. Damián Álvarez, Lucas Lobos y Christian Giménez formaron parte de sus convocatorias; algunos también tuvieron participación con Víctor Vucetich, aunque ninguno llegó a la Copa del Mundo con Miguel Herrera.

El que sí tuvo una aparición, esporádica pero funcional con el Tri del 'Piojo', fue Matías Vuoso, que fue considerado para integrar la selección que acudió a la Copa América del verano pasado, en donde marcó un par de anotaciones en la fase de grupos. Hoy, la presencia de este tipo de jugadores vuelve a tomar fuerza, luego de Juan Carlos Osorio hiciera oficial su postura al respecto: "Yo no puedo privar a ningún mexicano de ser considerado para la selección".