Jamaica hunde al Tri y lo echa de la Copa Oro

Con un cobro de tiro libre en los últimos minutos del encuentro, los caribeños eliminaron a México del certamen regional y jugarán la Final ante Estados Unidos

Los Ángeles

Los jugadores de Jamaica celebraron el gol de Kemar Lawrence al minuto 88 efusivamente. Un tiro en cobro de castigo en el que pudo haber tenido una mejor reacción quien tantas veces salvó al Tricolor en este torneo, Jesús Corona; diana que dejó a México eliminado de la Copa Oro 2017 por marcador de 1-0.

Hubo unos cuantos minutos para buscar el empate, pero México no consiguió ese tanto. Los elementos del cuadro azteca salieron con la cabeza abajo, y uno que otro miraba de reojo como los Reggae Boyz festejaban el pase a la Final de la Copa Oro, ahí, abrazados en el campo, agradeciendo a algunos aficionados de verde que aplaudían su esfuerzo.

Los de amarillo buscaron con prudencia el arco rival en el segundo tiempo. México nadó para morir en la orilla. No tuvo un delantero matón cuando se requirió. Esa cruz la cargó todo el torneo, en el que hasta ahora, le había alcanzado para eliminar a sus rivales con lo justo.

Como en partidos anteriores, el Tricolor comenzó con el control del esférico. La profundidad y contundencia han sido su pecado. Lo tomaba desde el centro del campo Erick Gutiérrez, a quien en el Tricolor se le ha dado un papel importante tanto dentro del campo como fuera de éste. Se insistió por derecha con Elías Hernández, con Dueñas que se sumaba al ataque. Lo malo es que eso no se reflejaba en disparos al marco contrario. Al menos no en esos instantes.

A ciertos elementos como Orbelín Pineda y Rodolfo Pizarro les hace falta regularidad. Por instantes tratan, se meten al juego, intentan burlar, pero luego desaparece. Y eso se nota en la poca creatividad que mostraron para quitarse a sus enemigos de encima. En varias ocasiones intentaron con centros por arriba que claro, con la altura y fortalece del contrario se iban directo a la borda.

Fue hasta el minuto 11 que México tiró directo a portería contraria y se encontró con un arquero inspirado. Primero desvió el tiro de Jesús Dueñas, y en el rechace quedó en las piernas de Gutiérrez, a quien también Andre Blake le quitó la oportunidad del festejo.

Los Reggae Boyz estaban bien plantados atrás. Así lo hicieron en todos sus partidos del torneo y les funcionó. Su defensa y portero han sido garantía para haber llegado hasta esta instancia. El conjunto azteca sufre con estos sistemas. No le cuesta llegar, sino finiquitar los últimos pasos, y claro, concretar.

Ejemplo de ello fue el centro que le puso Elías Hernández a Érick Torres quien, solo frente al portero, remató con la cabeza. Blake no se dobló y con autoridad se quedó con el esférico.

Los verdes insistían, pero las piernas amarillas sacaban todas las pelotas de su tierra. El árbitro John Pitti le perdonó la roja al Cubo Torres. La desventaja numérica en esos instantes y con esas condiciones hubieran complicado en demasía a los dirigidos por Juan Carlos Osorio.

El rival volvió a tener la bola hasta que Francis le robó el balón a Pizarro, quien intentó deslumbrarlo con un par de regates. Sin embargo, el buen momento no duró mucho, porque mandó un centro justo en donde no había ningún compañero.

Cuando sí sorprendieron fue en una jugada a balón parado que cobró con potencia Jermaine Taylor. Jesús Corona tuvo que recostarse a su izquierda y con los puños resolvió el problema.

Para la segunda mitad salió el Cubo y entró Ángel Sepúlveda. El duelo siguió con los mismos tintes. Jamaica intentó levantar la mano en algunos instantes, pero con fallas garrafales a la hora de tocar el balón. Y cuando Mattocks estaba cerca de tirar, Molina resolvió. El Tricolor buscaba resquicios por dónde hacer daño sin encontrarlos.

En ese intento de los de verdes, los contrarios buscaron por medio del contra golpe. Ricardo Morris sorprendió al llegar solo al área, disparó, pero de nueva cuenta Corona se quedó con el esférico.

Jesús Gallardo entró al terreno de juego en el lugar de Gutiérrez. Y por cierto, el primer balón que tomó se lo regaló a Alas Powell, quien sacó un disparo sin el veneno apropiado.

México ya no era el único que inquietaba. Los del Caribe sabían cuándo buscar llegadas con base a pases largos y velocidad.

Los mexicanos necesitaban encontrar la fórmula. La posesión del balón no era suficiente. Entonces, Pineda y otros más comenzaron a buscar con tiros de larga distancia. Tampoco les funcionó.

Enseguida, Gallardo cobró a balón parado, y exigió a Blake, quien de nueva cuenta apagó el fuego para los suyos.

La respuesta no se hizo esperar, y Jamaica, que ya había encontrado la vía para llegar a portería azteca, de nueva cuenta puso a temblar a los aficionados del rival, cuando Damio Lowe remató con la cabeza, y Jesús Corona se recostó y sacó a una mano.

De por sí el Tricolor no podría derribar con facilidad la muralla jamaiquina, y cuando lo hacía, no lograba meterla. Como ese remate en el que quedó solo Gallardo, y que no logró conectar con precisión. El tercer cambio fue el de Elías Hernández, quien dejó su lugar a Raúl López.

Cuando se creía que el duelo pactaría un empate sin goles, apareció Lawrence con un cobro de tiro de castigo. Corona intentó reaccionar, pero luego se quedó parado unos instantes. Miró cómo se metía el balón a su red. No hubo más que hacer. Jamaica jugará por segunda edición consecutiva una Final de Copa Oro, como lo hizo en el 2015 contra México.