México, listo o no, jugará el Hexagonal rumbo a Rusia 2018

El Tri empató sin goles con Honduras, con lo que cerró la fase de grupos y no mostró un cambio en su futbol desde el 7-0 en Copa América.

Ciudad de México

Esos instantes en los que México acorraló a Honduras, no sirvieron con una ofensiva de poca fuerza y a la que ni la suerte le sonrió; tampoco salió el coraje de los futbolistas a rescatar la noche, ése no se les vio. El rival fue duro, metió la pierna, el cuerpo y se agazapo atrás al ver que no podía abrir a los mexicanos e intentó en escasas ocasiones; al final le resultó la estrategia, y consiguió un empate sin goles que lo clasifica al Hexagonal.

México fue incapaz de anotar, y la reivindicación que esperaban ante su público por aquello del 7-0 con el que fueron eliminados en la Copa América Centenario tendrá que esperar, pues la afición quería goles y por no conseguirlos los abucheo en algunas ocasiones.

El cuadro nacional careció de recursos durante varios bloques del encuentro, pero más allá de eso, varios jugadores también se olvidaron de la garra, de esa dosis que debe ponerse cuando lo futbolístico no te da el resultado deseado.

Como lo anticipó, Juan Carlos Osorio realizó varias modificaciones respecto al duelo de la semana pasada contra El Salvador. De entrada, en lugar de Guillermo Ocho a apareció Alfredo Talavera. Ahora, Hugo Ayala acompañó a Héctor Moreno. Miguel Layún arrancó como lateral izquierdo y Jesús Dueñas por el otro lado. Su contención fue Diego Reyes y no Rafael Márquez. Héctor Herrera y Andrés Guardado repitieron en el medio campo. Javier Aquino también apareció de nueva cuenta como extremo por izquierda, por derecha estuvo Ángel Saldívar, y en punta Ángel Sepúlveda.

Reyes fue de los que tuvo un mal partido, tocaba poco el balón, y en varias ocasiones dejó que el enemigo pasara por su zona, quizá era el momento para alguien de mayor echura en la posición como Jesús Molina. Y arriba, a Zaldívar y a Sepúlveda les faltó fuerza para imponerse y sacar el último disparo.

Honduras salió con intención, y los primeros minutos incomodó a los mexicanos; sin embargo, no logró el cometido, todas las pelotas se quedaron en el intento.

De las primeras interesantes para el Tricolor fue un balón filtrado de Héctor Herrera para Sepúlveda, pero el balón salió con mucha fuerza y la oportunidad se desperdició.

Después de eso, le fue muy complicado al cuadro nacional crear, sobre todo porque el rival cortaba su funcionamiento con patadas. Fue hasta que Andrés Guardado cobró un tiro de castigo que el cuadro azteca volvió a acercarse a la portería enemiga, aunque el balón se fue encima del travesaño.

Luego, justo cuando la afición coreaba con un "ole" el dominio nacional, Alfredo Mejía robó la pelota, la cedió a Alberth Elis, quien había sido un auténtico dolor de cabeza para Dueñas. Para su mala fortuna, no hubo más que contar de esa jugada.

En lapsos, el Tri mostraba velocidad a la hora de atacar, buenos trazos, pero cuando llegó le faltaba quien la rematara.

Por eso, en esos momentos la afición, unos 50 mil, gritaba "México, México" para apoyar, aunque concluidos los primeros 45 minutos y con el 0-0 en los cartones se escuchó una fuerte rechifla.

Para la segunda mitad, Osorio mandó a Hirving Lozano a la cancha en lugar de Sepúlveda, por lo que Saldívar se colocó en punta.

Y aunque el Tricolor tenía el balón pocas veces disparó al arco rival, cuando lo hizo las falló, como una de Lozano en la que quedó en posición franca, tras un centro de Saldívar. Después de ese error, Osorio caminó de prisa hacia su banca, se puso las mano en la cara y luego se metió las manos a las bolsas del pantalón. No lo podía creer.

Así se consumieron los minutos. Y entonces, Osorio recurrió a las ideas de Rafael Márquez, platicaron, intercambiaron ideas, mientras el Tricolor fallaba de nueva cuenta al ataque.

Todavía entraron Orbelín Pineda y Elías Hernández al campo, y poco pudieron hacer para cambiar el marcador. Muy débil, pero hubo un puñado de aficionados que gritaron "fuera Osorio".

No hubo más, México se quedó con las ganas de sumar tres puntos más, y Honduras se fue feliz con el empate.