Trump y el mariachi, parte del color entre México y EU

Los reclamos de los propios estadunidenses se hicieron presentes con mofas hacia el presidente del país vecino; el Azteca vivió una fiesta minutos antes de que comenzara el juego

Ciudad de México

A 212 días de que se celebrar el duelo de Eliminatoria entre Estados Unidos y México, en Columbus, aquel cotejo en el que ambos cuadros iniciales se unieron para tomarse la fotografía que nunca se publica en los periódicos, como  muestra de unión por las declaraciones en ese momento recientes de Donald Trump sobre que serían los mexicanos quienes pagarían el muro, este domingo, el sexto duelo del Hexagonal Final vuelve a enfrentar a los dos sinodales y contrario a lo que se esperaba, la unión de sus aficiones se ha robustecido. 

Desde dos horas antes del compromiso, las aficiones de México y Estados Unidos se encontraron en varias de las entradas del estadio Azteca y aunque el local aprovechaba para hacer uso del grito tan censurado por FIFA, ese que le ha acarreado varias multa a la FMF, todo era cordialidad y fiesta. Carnes asadas, una temperatura que rebasaba los 26 grados centígrados, un mariachi que entonaba canciones populares y varias mofas hacia el ahora presidente del país vecino, no solo de aquellos que vestían de verde, también del rival.

Un grupo de aficionados estadunidenses llamaron la atención de la mayoría, luego de trajeran consigo un traje al mero estilo del ‘Tío Sam’, así como una máscara de látex de Trump, al igual que un cartel con su rostro y una leyenda en la parte de abajo: Puuuuuto.  Gustosos se tomaban fotografías, sin importar el color de la vestimenta del de enfrente; las maneras del presidente le han hecho un lugar en el repudio de sus propios ciudadanos, que se solidarizaron con los nacionales. 


Otro grupo de jóvenes, llevaba consigo playeras negras, con la misma leyenda que enmarcaba la imagen de Trump; alguno que otro norteamericano también, traía consigo carteles con la imagen de Landon Donovan y una petición: “for president”.