“Osorio es intenso y estricto”: Joel Sánchez

El 'Tiburón' fue auxiliar de Juan Carlos en Puebla, y lo describe como un entrenador preocupado por la cuestión humana, pero también exigente

Juan Carlos Osorio, técnico de la selección mexicana
Juan Carlos Osorio, técnico de la selección mexicana (Mexsport)

Ciudad de México

A la mayoría le llama la atención la libreta- en la que escribe con rojo los aspectos del rival y en azul los de su equipo- que carga Juan Carlos Osorio para todas partes, pero ese detalle describe mucho de su personalidad; es un entrenador meticuloso, que le gusta el orden y eso lo prioriza en sus equipos, según explicó Joel Sánchez, ahora técnico de Mineros, y ex auxiliar del colombiano en Puebla.

"Estuve trabajando con él hace cuatro años, tenemos una buena relación, estamos en constante comunicación. Me parece que puede hacer un buen trabajo con los jugadores que se tienen, los que están en México y en el extranjero. Su filosofía de juego es un equipo que sea protagonista primeramente, ordenado. Le gusta ser ofensivo, pero también defender cuando no tiene la pelota", contó a La Afición vía telefónica.

Ha pasado mucho desde aquel Clausura 2012. Fueron solo once jornadas las que compartieron, pero eso les bastó para fortalecer lazos. Por eso, las charlas aún continúan.

"Hablamos más de temas personales, no tanto de profesionales. Es un técnico exigente, pero también que se preocupa por el tema humano, es muy de familiar, tiene dos hijos y parte de su éxito es el reflejo de su vida diaria como padre de familia".

Por eso, aunque actúa con firmeza, los futbolistas se acercan a él porque es flexible cuando se trata de cuidar al ser humano. Esa es la escuela del próximo entrenador de la selección mexicana, que en el papel tiene todo el perfil que buscaban en el Tricolor, eso que indagaron en hombres como Marcelo Bielsa, Jorge Sampaoli o Jürgen Klopp, aunque sin los éxitos internacionales que figura en el currículum de los ya citados.

"Sí es muy exigente en los entrenamientos, muy estructurado en los mismos, bien planificado cada uno de ellos. Es muy analítico en los partidos de su equipo; los análisis del rival en video, los ve muy a fondo, checa mucho los detallitos que hay para mejorar, es muy apasionado del futbol, preparadísimo, obviamente, pues tiene varios títulos internacionales, está muy capacitado para el puesto; quizá, no tiene el palmarés como mucha gente puede pensar, pero sí en capacidad y preparación".

Sánchez agregó: "es muy claro es sus indicaciones, muy estricto, especifica bien cada tarea que debe cumplir cada jugador, tanto en defensa como ataque. Es muy específico, muy simple, porque todo lo hace con trabajo. Las charlas técnicas y tácticas es un repaso de lo que ya trabajó, es un técnico muy capaz, en todos los sentidos; es muy simple su idea de juego para trasmitirle al jugador. Los sistemas de juego encajan perfecto a los jugadores del país".

Además, tiene un sistema no tan común en México: "en intensidad sí son sesiones muy cortas, con poco tiempo de recuperación, muy bien estructurados los entrenamientos de principio a fin, con tareas específicas de partido cada una de las sesiones; entonces, sí es un poco diferente a lo que estamos acostumbrados".

Eso sí, para Sánchez, "el jugador mexicano está preparado para cualquier exigencia. Los resultados en Puebla no fueron de la mano con lo que se veía en cancha, por eso genera dudas, porque no se ha visto su trabajo en México, pero después de que se fue, a las tres semanas ya estaba trabajando en Atlético Nacional, un equipo que tenía tiempo sin ser campeón, y con ellos fue multicampeón, lo proyectó a Libertadores y Sudamericana. Tendríamos que darle el beneficio de la duda, tiene cosas interesantes que aportar".