La jerarquía, en el olvido

Ante los pocos argumentos deportivos y sin el cobijo de un entrenador como Miguel Herrera, Guillermo Ochoa cerró el 2015 sin la titularidad de la selección mexicana 

Corona y Ochoa habían mantenido su jerarquía en la Selección Mexicana
Corona y Ochoa habían mantenido su jerarquía en la Selección Mexicana (Mexsport)

Ciudad de México

En 2014 la disputa por el marco de la selección mexicana ponderaba dos nombres: Guillermo Ochoa y Jesús Corona. Memo ganó la partida principal y fue titular en el Mundial de Brasil 2014, pero para finales de 2015 tanto Chuy como Ochoa dejaron de ser los principales contendientes, pues el honor se lo pelearon Moisés Muñoz y Alfredo Talavera, aunque el primero fue el titular.

Ochoa tenía toda la confianza de Miguel Herrera, por eso, era el titular en la Copa Oro 2015, pese al año de inactividad que arrastraba con el Málaga de España. Sin embargo, por momentos se notaba intranquilo en el certamen, su sonrisa habitual se borraba en algunos instantes, sobre todo previo a la Final en Filadelia, donde una tarde se dio el tiempo de atender a los aficionados que hacían fila en el hotel de concentración, y no faltaba el que le preguntaba la razón por la que no jugaba.

Su situación no era la que esperaba, pese a que en el Tri no perdía autoridad, pues su calidad es reconocida. México fue campeón del certamen de la Concacaf, y con ello los bonos del portero subían ante los ojos de muchos, no en los del cuadro español, que siguió sin darle minutos en Liga.

Y entonces se fue el Piojo Herrera del timón del cuadro nacional. Ricardo Ferretti llegó como interino, y no lo convocó a los cuatro partidos que dirigió. Moisés Muñoz fue la carta fuerte en el arco, sobre todo en el tan importante partido contra Estados Unidos que dio el pase a la próxima Copa Confederaciones.

Llegó el nombramiento de Juan Carlos Osorio como entrenador del Tricolor rumbo a Rusia 2018. El colombiano convocó a Memo para sus dos primeros duelos de eliminatoria, contra Honduras y El Salvador, pero en ninguno lo utilizó. Su llamado se debió al respeto que el técnico le tiene a la trayectoria del mexicano, pero tampoco le garantizaba minutos.

Y fue así como Ochoa perdió por unos meses su lugar en el conjunto nacional, algo que parecía lejano, tomando en cuenta el nivel con el que enamoró en la Copa del Mundo de Brasil 2014.

Hoy día no hay argumentos deportivos para que el arquero vuelva a retomar la titularidad en el cuadro nacional, a menos que para el próximo semestre tenga la actividad que desea. Para ello, se ha dicho que podría cambiar de club.

Uno de los interesados en sus servicios sería el Toulouse, de la Liga 1 de Francia, que ante la salida de Ali Ahamada, buscaría un hombre de experiencia en el puesto, y tras las buenas actuaciones de Memo con el Ajaccio, sería uno de los candidatos.

En los próximos días, Jorge Berlanga, representante de Ochoa, se sentará a analizar algunas propuestas que tienen y, claro, a platicar con los altos mandos del Málaga.

Y es que, a Memo no se le han dado las cosas con el cuadro español. Después de Brasil 2014, se pensó que el reconocimiento mundial le alcanzaría para firmar un contrato importante, de esos que no se dan tan seguido con clubes de jerarquía, pero no fue así.

El Málaga estaba lejos de ser el sueño para el mexicano, pero también era una buena oportunidad de consagrarse en una de las mejores Ligas del mundo. Para su mala fortuna, no fue así, el entrenador Javi Gracia se decantó por Carlos Kameni, quien ha tenido buenas actuaciones y eso lo ha mantenido en el puesto. Ahora, ha recibido 14 goles en 16 partidos, lo que resulta una media de 0.9 tantos por encuentro.

Así que, para 2016, Ochoa tendría que dejar el banco para retomar los puestos titulares que le pertenecen.

QUIERE REGRESAR AL TRI

La historia de Jesús Corona con la selección mexicana ha estado llena de momentos buenos y malos. De sabores dulces y amargos. Como la titularidad en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, donde fue capitán de aquel equipo que consiguió la histórica medalla de oro, o la dolorosa suplencia en el Mundial de Brasil 2014, cuando todo hacía indicar que él sería el portero del Piojo Herrera.

Lo cierto es que desde hace cinco años parecía que en la portería nacional solo cabían Jesús Corona y Memo Ochoa, en una lucha deportiva que polarizaba las opiniones del aficionado. Sin embargo, en este último semestre, Chuy perdió ese estatus —al igual que Memo—, la baja de juego más significativa de su carrera le cobró factura.

Para iniciar, José de Jesús tuvo una participación discreta con la selección que acudió a la Copa América de Chile y que quedó eliminada en la fase de grupos. Después empezó la pesadilla del Apertura 2015.

Con Cruz Azul, Corona estuvo muy lejos de su nivel. Errores individuales en partidos consecutivos lo señalaron como uno de los culpables de la crisis de resultados de La Máquina, que derivaron primero en el cese de Sergio Bueno y después en la eliminación prematura del conjunto celeste.

Para rematar su mala racha, Chuy se lesionó en la Jornada 15, perdiéndose los últimos dos juegos de La Máquina. Así se redondeó el mal semestre de Corona, quien ahora trabaja para regresar lo antes posible —podría ya jugar en la Jornada 2 del Clausura— y también, como él mismo lo ha dicho, pelear por volver al Tri.

"Lo primero era mi recuperación, lo visualizaba, cuando tuve la lesión sabía que era grave. Ahora viene un 2016 en el que quiero recuperarme físicamente, mantener una regularidad importante en mi equipo, estando en un buen nivel puedo regresar a selección nacional; hay Juegos Olímpicos, la Copa América, el torneo de Liga son muchos objetivos los que nos estamos trazando, hay que ir paso a paso y hay que estar bien para estar en selección", dijo Corona.

También, más que una revancha, este 2016 lo ve como una nueva oportunidad para regresar a su nivel acostumbrado, ése que lo hace uno de los mejores porteros del futbol mexicano.

"Lo veo como una nueva oportunidad que me brinda la vida en el futbol. Los últimos seis meses fueron complicados, pero hay que sacarle provecho a los malos momentos, ahora visualizo un gran 2016 y la única manera para conseguirlo es trabajando".