México, rival incómodo en Copa América

En entrevista con La Afición, Javier Güemez aseguró que el Tri dará de qué hablar con una buena actuación en Chile 2015

Eduardo Herrera, 'Piojo' y Javier Güemez, durante un entrenamiento del Tri en Chile
Eduardo Herrera, 'Piojo' y Javier Güemez, durante un entrenamiento del Tri en Chile (Reuters)

Santiago de Chile

No le gustan mucho las cámaras y micrófonos; más bien, es del tipo que prefiere pasar desapercibido. A Javier Güemez le gusta más hablar en la cancha; hasta ahora, dice, es lo que le ha dado resultado y lo que lo tiene en la puerta de la titularidad de la selección que jugará en la Copa América; además, ya contratado con uno de los equipos más populares de México: el América.

En entrevista con La Afición, el contención habló del lo fuerte que será el Tricolor en el torneo sudamericano, pese a que muchos medios en Chile han hecho énfasis en que son un equipo alterno.

"Vamos a ser el rival incómodo, a complicarle a todos los rivales, creo que nos estamos preparando de la mejor manera y lo vamos a demostrar", dijo Güemez con seguridad.

En el presupuesto, México tendría que sacarle la victoria a Bolivia; de ahí, sacarle un punto más a Ecuador. Así, las cuentas salen para acceder a la siguiente ronda. No obstante, el contención no se conforma, y admitió que van con la idea de buscar las nueve unidades, por aventurado que parezca el pronóstico.

Por eso, al cuestionarle si ganar el primer duelo es la clave, Javier apuntó que "es importante siempre con el pie derecho un torneo, pero después de Bolivia faltarían dos partidos, pero en todos vamos por los tres puntos, no por dos; en todos queremos ganar, para llegar a la siguiente ronda, y de ahí hasta lo máximo".

Javier echó un vistazo rápido al suelo; después, agregó: "Bolivia es un rival complicado, en este torneo no hay rival fácil, va a ser un duelo difícil y no nos confiamos para nada y vamos a hacer nuestro trabajo, como lo hemos hecho siempre".

Un tema que siempre sale con esta selección es la etiqueta que tienen de equipo 'alternativo'. Entienden las dudas de algunos, pero no les gustan. Por eso, el objetivo es demostrar que pueden hacer historia en un torneo en el que están puestos los ojos de millones.

"Siempre el objetivo es demostrar, tenemos las más altas expectativas, trabajamos para ello, la gente tendrá su opinión, es muy respetable, pero creo que cuando se debe juzgar es al final del torneo, cuando puedan decir que se hicieron bien o mal las cosas".

A CONSOLIDARSE

Javier Güemez se proyecta a ser titular con selección, en su primer gran torneo, y lo compró el América, dos aspectos que entusiasman al futbolista, pero que también lo hacen dar el máximo, pues entiende que es su momento para consolidarse en el futbol.

"Es un momento importante y ahora viene respaldarlo. Conforme se vayan presentando las oportunidades haremos todo para consolidarnos. Ahora, estoy muy tranquilo, muy contento, concentrado en lo que viene y dispuesto al cien por ciento si se me requiere".

Por supuesto, en el Tricolor, al que fue llamado por primera vez en octubre del año pasado, el ser titular en la contención es la meta inmediata: "es un sueño la titularidad, pero eso será decisión de Miguel, yo estoy dispuesto para cuando me requiera, si es uno o más minutos".

Aunque pareciera que a su corta edad las cosas han sido fáciles, el mediocampista, quien dio sus primeros pasos en Dorados de Sinaloa, hace énfasis en las dificultades, la desesperación que sintió muchas veces cuando no jugaba, y que, con el paso del tiempo, le ayudó a madurar y a buscar ser mejor.

"Ha sido un proceso largo desde el ascenso o las categorías inferiores; para llegar a Primera División fue el trabajo. Obviamente es complicado, nada en la vida es fácil, pero creo que el objetivo va más allá. Siempre los objetivos que te pongas, de la manera en lo que trabajes, se van dando las cosas".

Enseguida, señaló que esos malos instantes tampoco fueron un factor para que siguiera un camino distinto, pues siempre entendió lo complejo que sería ser futbolista profesional y llegar a Primera.

"Nunca fueron tan fuertes los obstáculos como para abandonar el futbol, obviamente siempre hay una desesperación cuando no juegas, porque quieres hacerlo, es lo normal, pero te queda trabajar. En esos momento, traté de tener mesura, voltear a pensar en el pasado, lo que te hizo llegar hasta ahí, y prepararte día a día lo más fuerte posible para estar en la mejor forma".

Las cosas se le han dado rápido a Güemez, pero aún tiene que demostrar, pues el reto en el futbol es no perderse entre las mieles momentáneas de los reflectores.