“Columbus no le pesa a México”: Borgetti

El ex delantero del Tri recordó la caída que más recuerda la afición contra Estados Unidos, la eliminación del Mundial en el 2002, así como el encuentro que le tocó vivir en Columbus

Jared Borgetti en el duelo ante Estados Unidos rumbo a Alemania 2006
Jared Borgetti en el duelo ante Estados Unidos rumbo a Alemania 2006 (Mexsport)

Columbus, Ohio

Pudo disfrutar la alegría de anotarle a Estados Unidos, de vencerlos,  de dejar en claro la supremacía del futbol mexicano en esos momentos, pero también tuvo que digerir los malos momentos, la dolorosa eliminación en el Mundial del 2002, la caída en Columbus. Buenas y malas, pero al final, Jared Borgetti se queda con recuerdos claro, el cuadro estadunidense no es mejor que el Tricolor, y Columbus no es el infierno que han querido pintar.

En entrevista con La Afición, el ex atacante relató que estos duelos “tienen un sabor especial por lo que significa Estados Unidos como nación, no porque sea una potencia futbolística”.

Y que “yo prefiero ganarle a Brasil que a Estados Unidos. A Brasil,  España, Alemania, Francia a otros, muchísimos más por delante de Estados Unidos, pero en estos enfrentamientos están más inmiscuidas otras cosas, como la rivalidad entre países, la  cercanía, es el sueño de muchos, es un país que tiene muchas más cosas que el nuestro, el poder ser mejores que ellos en algo, es lo que a veces nos hace desearles ganar”.

¿Cuál es el partido contra Estados Unidos que más recuerdas?

“La primera vez que e tocó enfrentarlos fue en el 2001 en el Estadio Azteca, teníamos que ganarles sí o sí si queríamos seguir manteniendo la ilusión de estar en el Mundial, y ganamos 1-0. Algunos empates con sabor a derrotas, y caídas también, como el de las eliminatorias en Columbus.  La más que recuerda la gente que es la del Mundial del 2002. Las tres tienen su momento especial, pero tampoco se tiene que vivir de ello, ni te tienes que atormentar por esa derrota por ejemplo, no quiere decir que Estados Unidos sea mejor porque nos ganó en una Copa del  Mundo. Fue una mala tarde en la que nada le salió a México, y que el rival salió a lo que sabe hacer, a esperar, a darle la iniciativa a México. Estados Unidos nunca está obligado a ganar, México sí”.

¿Cómo recuerdas los octavos de final del Mundial del 2002? Estados Unidos los elimina

“Con tristeza, desesperación, impotencia, porque a la vez era el rival más débil, pero el más difícil. Yo al igual que otros preferíamos a cualquier otro equipo que fuera mejor que nosotros, que jugarle a Estados Unidos, porque íbamos a tener un juego más abierto, a tratar de ser mejor que los otros. Y acá México tenía que hacer todo, buscar el partido, estar atento a balón parado, porque eran las únicas cosas que podían hacernos daño, y así fue. En ese partido no nos salieron las cosas, en el segundo tiempo hay un penal claro que no se marca, hubiera sido el empate si es que se anotaba. Fueran muchas cosas, había impotencia porque tendríamos que haber ganado”.

¿Qué se dijeron cuándo los eliminó Estados Unidos del Mundial?

“No hubo reclamos, estábamos tristes, compartíamos el mismo sentimiento, que era un partido en el que no salió nada, que a la gente podía dolerle mucho, pero no más que a los jugadores, pero tampoco nos podíamos dejar caer”.

¿Columbus es la plaza imposible?

“Es la plaza en la cual ellos se sienten más a gusto. No es que le pese a México, a ellos los hace sentir fuertes y le han sacado ventaja”.

¿Cómo juega Estados Unidos cuando enfrenta a México?

“Estamos en el 2016 y el planteamiento del siguiente partido en Columbus va a ser igual, porque te pones a analizar todos los demás partidos  y vas a ver la misma tónica, con un México insistiendo, buscando el partido,  y Estados Unidos esperando un error, un balón parado, así va a ser. Se les ha ganado en su casa, no una, sino varias veces, en finales de la Copa oro, el pase a la Copa Confederaciones”.

¿México ha perdido poder en la Concacaf?

“Hay que ver como juega Estados Unidos contra los otros equipos de la zona, contra Panamá, contra Costa Rica, no es el mismo Estados Unidos que juega contra México. Las otras selecciones dicen que México ya no es el gigante, está perfecto que ya no lo sea, porque nos quitan un peso de encima, pero yo no veo que ni Honduras, ni Panamá, ni Costa Rica ni Estados Unidos que en su propia casa sean protagonistas del encuentro. Entonces, si quieren ser mejor que México que le propongan”.

¿Cómo ves a este generación de la selección?

“Siempre es criticada, cuando anda bien decimos ‘es que podría estar mejor’. Independientemente del técnico que esté, hay una muy buena generación. Se dice que es que los jugadores de antes si sudaban la camiseta, se entregan, sí, porque  lo mejor no teníamos la competencia que hoy se tiene semana tras semana de cada uno de los seleccionados; entonces, qué tenías que hacer, emparejar muchas cosas con otras. A lo mejor no teníamos el nivel, pero nos matábamos en la cancha, no dábamos un balón por perdido.  Los jugadores de hoy tienen mucha mayor experiencia a nivel internacional, más exigencia semana a semana, hay más jugadores con nivel futbolístico, ante había dos o tres jugadores que estaban en buen nivel, hoy tiene un gran jugador en cada zona o hasta dos. Esta selección tiene mucha mayor preparación desde selecciones menores”.