“No soy guapo, pero estoy de moda”: Miguel “El Piojo” Herrera

El director técnico del Tri, creció dentro de una familia trabajadora, buscando en el deporte la forma de desahogar sus ímpetus. Dice que para ser leyenda primero debe trascender en el Mundial. Si dedicara una canción de su ídolo Rod Stewart, sería a sus mujeres.

Cuenta que la decepción más grande que ha tenido dentro del futbol fue cuando Miguel Mejía Barón lo dejó fuera del Mundial en 1994.
Cuenta que la decepción más grande que ha tenido dentro del futbol fue cuando Miguel Mejía Barón lo dejó fuera del Mundial en 1994. (Rodolfo Angulo/Cuartoscuro)

México

Miguel El Piojo Herrera sabe que estar en el momento oportuno lo es todo, por ello lo nombraron director técnico de la selección de futbol. Y ahora, como el caudillo de México para el Mundial de Brasil 2014, platicó con MILENIO sobre su vida a partir de su gusto por la música de Rod Stewart.

La pasión más grande de Rod Stewart era el futbol, ¿crees que al balompié mexicano le falta una mejor estructura?

No, yo creo que la estructura está bien; hemos hecho un trabajo muy bueno en fuerzas básicas en todos los equipos. Mucho de eso se ha reflejado en el trabajo de selecciones menores, que han dado la cara por el futbol mexicano, han ganado títulos y medallas de oro.

¿Cómo fue tu juventud?

Tuvimos una infancia normal, como cualquier niño que vive en una familia en la que hay que trabajar. Estudiando y buscando en el deporte el mejor refugio para desahogar los ímpetus que tiene uno.

¿Te consideras una leyenda dentro del futbol o qué te falta para serlo?

No. Me parece que hacer una cosa trascendental en un mundial me marcaría para poder ser una figura de ese tamaño. Creo que estoy en la historia de un club importante como América, pero para entrar en esos estándares habrá que hacer algo trascendental.

Cuando jugabas en Toros Neza tenías un look muy característico, al estilo de Stewart, ¿era en honor al roquero?

La verdad es que sí, mucha gente no lo piensa, pero sí, era la locura de quererte parecer al ídolo que tenías como cantante… De repente uno se deja el pelo largo, empieza a tomar posturas que ahora de grande te arrepientes, pero bueno, son cosas de tu crecimiento y de lo que forjaba tu idea en ese momento.

¿Te consideras sexy, como la canción de Stewart (“Do you think I’m sexy”)?

No, como digo, no soy guapo, pero estoy de moda. Ahora los hombres tenemos más el lado que llaman metrosexual y creo que todos tenemos esa vanidad; muchos hombres, más que las mujeres, se cuidan; nos ponemos cremita, bloqueador, tratamos de tener una apariencia mejor, pero obviamente guardando la proporción de que la belleza está en la mujer.

¿A quién le dedicarías la canción “Have I told you lately”?

Creo que si dedicara una canción sería a una mujer. A mi esposa, a mi mamá o a mis hijas. Vivo rodeado de mujeres que siempre nos sacaron adelante, entonces obviamente pensaría en una mujer.

El actor Benicio del Toro hizo abuelo a Stewart, ¿te gustaría ser abuelo ya?

Esperemos que no, que mis hijas tengan un poco de paciencia; me encantan los niños, pero mis hijas tienen 22 y 18 años. Esperemos que piensen mejor las cosas, aunque no me disgustaría, digo, algún día lo seré y voy a estar feliz.

En su último disco Stewart canta “love the life you live...”, ¿amas tu vida como está ahora?

No la amo, la recontraamo. Mi mujer dice que yo me casé dos veces: el primer matrimonio fue con ella y el segundo con el futbol, porque tengo 23 o 24 hijos a los cuales estoy jalándoles las orejas para poder sacar adelante las cosas; me entrego en cuerpo y alma al futbol, porque así soy de pasional; estoy entregado y amo lo que hago.

“First cut is the deepest”, ¿quién te dio la cortada más profunda? ¿Miguel Mejía Barón, cuando te dejó fuera del Mundial del 94?

Es la decepción más grande que tengo del futbol, porque cuando me tocó perder (como técnico) los títulos con Monterrey fue parte de un trabajo… pero sin duda lo que más me ha dolido es eso. Me parece que en el futbol hay mucha hipocresía y tienes que aprender a no ser como esa gente; si dices algo, aguántate y ten los pantalones para decir a la cara que vas a cambiar de idea.

“Reason to believe”, otra canción de Stewart… danos una razón para creer en la selección, que tuvo un 2013 desastroso.

Esa es exactamente la razón. No puede haber un año peor, entonces todo lo que hagamos va a ser sumar y levantar al equipo, para levantar la confianza de nuestra afición… ya tocamos fondo y vamos para arriba.

¿Qué responsabilidad tuvieron los jugadores en ese pésimo año?

La mayor. Siempre he dicho que la responsabilidad es del jugador. Obviamente la cabeza, el cuerpo técnico, tiene que guiarlos, pero el que está en la cancha es el jugador. La gente de cancha es la que tiene la mayor responsabilidad de que el futbol triunfe, la gente de pantalón largo genera dinero o lo pone: a nosotros para eso nos contratan, para que el equipo funcione.

¿Cuál sería el primer paso para que la selección funcione en el Mundial?

Ganar el primer partido será muy importante para que tomemos solidez y aspiremos al siguiente paso, que es pasar de la ronda de grupos.

América te ha dado la oportunidad de ser campeón y de que ese campeonato te lleve a la selección, ¿volverás a tomar a sus jugadores como base para el Mundial?

Cuando formé ese grupo de 23 que empezó el recorrido frente a Nueva Zelanda, para poder ganar el pase al Mundial, se los dije muy claro: ni yo sé quién va a ir al Mundial. México va a ir porque tenemos la convicción de traer el boleto. Ahora ya se ratificó mi posición de técnico y también se los dije; lo único que les pido es que mantengan seis meses el nivel que han mostrado. Voy a ser muy congruente en llevar al que mejor ande.

¿Se pelearon América y la federación por ti?

Al contrario, creo que hubo una buena comunicación. Fuimos a dos partidos prestados por el América, que no escatimó en ceder su cuerpo técnico y prácticamente el plantel para que México fuera al Mundial.

¿Qué representa Ricardo La Volpe en tu vida?

Como futbolista me marcó, por ser el técnico más importante que se cruzó en mi carrera. Tiene mucha capacidad, un don de trabajo extraordinario. Como técnico también quedé marcado con la idea futbolística de Ricardo; no trabajé como su auxiliar, pero sí como jugador y fui aprendiendo; hoy mis equipos tienen mi sello, pero la base más importante es de él.

La mayoría de los equipos que van al Mundial juega con línea de cuatro, pero tú juegas con línea de cinco. Si tuvieras que cambiar, ¿cómo adaptarías a tu equipo?

Mi alma máter del sistema es el cinco, tres, dos, de ahí modifico y trabajo el cuatro, cuatro, dos; el cuatro, uno, cuatro, uno, todos… y voy recorriendo con los muchachos para que cuando tengamos que modificar no digan “¿y eso cómo se hace?”. Vamos a practicar todo para que los muchachos sean maestros cuando tengamos que hacer las cosas diferentes, pero mi forma de pararme en la cancha me sigue dando la posibilidad de superar a los rivales.

¿Qué dice el 13 de junio de 2014?

Dice que vamos a ganar el primer partido y el Mundial… ¿y Brasil? Que vamos a ser diferentes, un mundial diferente para México. ¿Croacia? Croacia va a ser un rival muy difícil, pero nosotros vamos a pasar. ¿Para quién va a ser el segundo boleto? Ese va a ser problema de Brasil, no nuestro.