“Sueño con hacer historia en Europa”: Héctor Herrera

H.H. recuerda lo difícil que ha sido llegar a ser un jugador reconocido, pero, con los pies en la tierra, admite que tiene muchas metas por cumplir, como ser campeón del mundo y ser un "futbolista top"

Héctor Herrera, figura del Porto
Héctor Herrera, figura del Porto (Reuters)

Los Ángeles

De repente, suelta una risa nerviosa. Se acuerda que cuando jugaba en Segunda División el agua caliente era una carencia importante, al igual que otras que se desataban por la crisis financiera del Tampico, y tenía que encontrar el modo de bañarse en otro lado, en donde fuera; incluso, en casa ajena.

Héctor Herrera no olvida lo mucho que tuvo que sufrir para hoy levantar la cara con orgullo cuando le mencionan los aficionados que es un "jugadorazo", y de manera tajante dice que no quiere correr y buscar su salida del Porto, como muchos han dicho; él está feliz con la playera que defiende y se siente orgulloso de su club.

Y esas vivencias lo han hecho un jugador humilde, como pocos en la esfera en la que se desenvuelve. "No soy más por ser famoso", dice sin titubeos, y de nueva cuenta sonríe. Así es el mediocampista del club dragón, tímido frente a las cámaras casi en su totalidad, amable, y por momentos gracioso.

Hoy, a cada rato le recuerdan la profundidad que da a sus equipos, el descaro con el que se va al frente, la fortaleza para defender el balón en su terreno, él solo da un "gracias".

Pero Héctor no se conforma, está a gusto con el Porto, pero quiere hacer historia en el equipo, y ganar un Mundial con México, así de claro.

"Estoy contento, orgulloso de todos los buenos comentarios, mi familia en México siempre me dice todo lo que se dice de mí y ellos están orgullosos. Yo los tomó con calma, creo que hoy en día tengo que seguir trabajando, aunque también me motivan y comprometen para demostrar que lo que está pasando no es suerte, sino trabajo.

"El trabajo es lo que da para seguir adelante y para que sigan hablando de mí. Son cosas que te ayudan a madurar, a salir adelante como persona y como jugador y yo estoy agradecido por haber vivido esas cosas, que me han servido para saber de dónde vengo".

El Porto se distingue por hacer crecer y luego vender a sus jugadores.

¿Sueñas con llegar a un equipo más fuerte en Europa?

"El Porto es un club muy grande en Europa, un club grande con el que estoy muy agradecido de darme la oportunidad de trascender. En este momento estoy muy tranquilo, muy a gusto en la ciudad, muy a gusto con la institución, con el club, con todo, y la verdad que no pienso en otra cosa más que estar en Porto, conseguir títulos como jugador y como grupo".

¿Te imaginaste que te adaptarías de inmediato?

"Pensé que iba a ser mucho más difícil. Al principio fue complicado porque no jugaba y no tenía mucha participación. Llega el momento en el que te desesperas, pero nunca bajé la guardia, seguí trabajando, tratando de ser mejor cada día, y gracias a Dios la oportunidad se me brindó. Para poder crecer y brillas necesitas oportunidades y las he tenido, claro que también hay que aprovecharlas".

¿Con qué sueñas en el futbol?

"Pese a que he pasado por varias cosas en mi corta carrera, sueño con muchas cosas más. Ya jugué un Mundial, pero sueño con otro y con poderlo ganar, eso lo voy a pensar hasta el día que pase. También sueño con la Champions, ahorita estamos participando y queremos lo mejor. Queremos la Liga de Portugal, que es el objetivo principal del club, y sueño con conseguir títulos con la selección, hacer las cosas bien. Sueño con hacer historia en el futbol europeo y ser un jugador top a nivel Mundial".

¿Cuál ha sido la clave para alcanzar esa madurez?

"Creo que, como te dije hace un rato, sé de dónde vengo, lo que mis padres me inculcaron, todas esas cosas. En casa el estar con mi esposa, esas cosas te hacen madurar rápidamente. El saber que no por ser jugador y ser famoso puedes ser más que las otras personas, eso es importantísimo y el saber que no todo es fama, no todo es futbol y hay que trabajar al cien por ciento para seguir siendo el jugador que la gente quiere ver, y la persona que la gente no conoce, pero que soy un muchacho que sueña con cosas de su edad y hago las mismas cosas que toda la gente".

¿Te sientes en tu mejor nivel?

"Me siento bien físicamente, emocionalmente, en todos los aspectos estoy pasando por un buen momento, pero creo que trabajando y haciendo las cosas como hasta ahora, puedo seguir incrementando mi nivel. Un jugador no se puede conformar con lo que está viviendo, sino querer siempre más".

Al final, Héctor regresa al tema de sus orígenes. Es humilde, se nota en cada palabra, pero él mismo relató por qué.

"Ahora lo pienso y me da risa, porque fueron momentos difíciles que gracias a Dios ya pasaron, pero son momentos que no se te olvidan. Cuando estuve en Tampico estaba seis meses sin cobrar, yo tenía a mi esposa que ya estaba embarazada, y eran días complicados que vivía a lado de mi esposa y mis papás que siempre han estado ahí, la familia de mi esposa, pero siempre era bien consciente de lo que quería, de mis sueños.

"Incluso, hasta mi esposa me decía que dejara el futbol y que nos pusiéramos a trabajar los dos juntos, que íbamos a salir adelante juntos. Yo le dije que si quería buscaríamos un trabajo, pero que no iba a dejar mi sueño atrás, porque si me daban una oportunidad la aprovecharía. Y esa no tardó mucho, y pudimos tener una estabilidad económica rápidamente".

Herrera corría con sus compañeros a la casa de un ex directivo del Tampico a bañarse; "te encuentras ese tipo de cosas que hoy en día sí son baños de humildad. para mí no es algo indispensable, te tienes que adaptar a lo que hay y hay que tratar de hacer las cosas lo mejor posible dentro de la cancha, que es lo importante, no las regaderas, el vestidor y esas cosas salen sobrando. Hay cosas más importantes por las que te puedes quejar que por esas cosas".