¿En qué falló la metodología?

El sábado pasado hubo errores puntuales en las formas en que ha manejado Juan Carlos Osorio a la selección

Juan Carlos Osorio se lamenta
Juan Carlos Osorio se lamenta (EFE)

Santa Clara, California

Desde que Juan Carlos Osorio tomó el mando de la selección, su manera de hablar y de entender el futbol pareció no convencer a muchos. Con el paso del tiempo, y al obtener buenos resultados, sumó adeptos, entre ellos los mismos jugadores del Tricolor.

Pero se le seguían cuestionando varios detalles, el más destacado, quizá, la rotación de elementos entre partidos, esa que decían los futbolistas no les molesta, pues así saben que van a tener minutos.

Incluso, Santiago Baños dejó en claro que las formas del colombiano se respetarán. Entonces, ¿Realmente la debacle de México fue producto de la rotación?

"Decirlo hoy sonaría a excusa", decía Guillermo Ochoa, luego del encuentro. Mientras que otros señalaban que no tenía nada que ver, pues al final antes había dado buenos resultados.

Entonces, ¿Qué falló el sábado por la noche? Osorio en su respuesta fue claro al decir que erró en todo, incluyendo la selección de jugadores.

Lo principal, no poner a Rafael Márquez, porque aunque se perdió entrenamientos por viajar a Guadalajara al nacimiento de su hijo, y estuviera cansado por el viaje, queda demostrado que es una pieza importante, que había funcionado bien en la defensa o en la contención, y en el partido quizá, en ésta última posición se hubiera agregado como un central más, ayudando en ambas zonas. Es algo a lo que está acostumbrado desde la era de Miguel Herrera.

Por lo demás, Néstor Araujo lo hizo bien en todos los duelos en los que participó. Contra Chile, como todos, se equivocó, pero de igual manera tuvo un rechace importante, que claro, ya a esas alturas de nada servía.

Así que, con ese detalle de Rafa, obviamente se tiene que señalar la actuación de Jesús Dueñas, quien no había mostrado buenas cualidades en el partido frente a Jamaica, y aún así, le dio la oportunidad en timonel. Fue una muy mala noche para el elemento de Tigres.

Y en los cambios, por qué meter a Carlos Peña, cuando no había tenido minutos en este certamen, no era la solución, pero tampoco es que en la banca hubiera alguien que fuera el revulsivo que se esperaba. Si acaso Raúl Jiménez, quien tampoco pudo cambiar nada.

Y es que, en varios momentos durante esta Copa América Centenario los jugadores tomaron una posición poco habitual para ellos, como Héctor Moreno pegado a la banda izquierda, o a Miguel Layún como interior izquierdo. Héctor Herrera atrás del centro delantero o a Jiménez como extremo derecho. Hasta el sábado no le había perjudicado tanto.