Los experimentos fallidos de la Copa Confederaciones

Rusia es el laboratorio ideal para, si cabe el término, "echar a perder" la fórmula antes de la fiesta principal en 2018

Juan Carlos Osorio, selección alemana y el VAR
Juan Carlos Osorio, selección alemana y el VAR (Reuters)

Ciudad de México

La fase de grupos de la Copa Confederaciones llegó a su fin y ya están los cuatro semifinalistas, que pelearán por el pase a la Final; sin embargo, esto no ha sido lo que más ha llamado la atención en el certamen, ya que tres experimentos en el torneo no han terminado de convencer.

Las rotaciones de Osorio

A pesar de que México ya avanzó a semifinales, las rotaciones del director técnico siguen siendo el blanco de críticas. El motivo es que el Tri en sus tres partidos de fase de grupos no ha contado con un mismo once titular; por lo cual, algunos de los seleccionados han tenido que ocupar posiciones en las que regularmente no juegan.

Además, con estás modificaciones, el combinado Tricolor ha sufrido de más en los tres partidos, obteniendo resultados muy apretados, y aunque muchos dicen que se ha conseguido la calificación a esta instancia después de 12 años, siguen las dudas de ver a una selección con mayor contundencia.

El equipo B de Alemania

Joachim Löw eligió para la Copa Confederaciones a una selección alterna, dejando fuera a las figuras alemanas, algo que sorprendió a varios aficionados.

Sin embargo, no hay que hacer menos a los jugadores teutones, pues varios de ellos juegan en equipos de la Bundesliga, la Liga de España, Premier League y su actual capitán, Julian Draxler, está en el París Saint Germain de la Ligue 1.

Lo único que no termina por convencer de este combinado es la falta de contundencia; a pesar del amplio dominio en el terreno de juego ante sus rivales, Alemania, al igual que México, ha obtenido resultados apretados, logrando su pase a 'semis' con un empate 1-1 ante Chile, dos triunfos (el primero 3-2 con Australia y el segundo 3-1 contra Camerún). La prueba de fuego para los germanos será el jueves contra el Tricolor.

El videoarbitraje

Muchos han aplaudido el uso de la tecnología en esta Copa Confederaciones, porque en torneos anteriores se veían 'injusticias' durante el transcurso de los partidos, y los mexicanos tienen un claro ejemplo, el famoso "no era penal" ante Holanda.

Pero así como el VAR tiene sus pros, también hay que mencionar sus contras, como el tiempo en el que se revisan las jugadas o en avisar que se analizarán los goles, faltas o tarjetas.

Ha ocurrido que después de haberse cometido una falta, y con el balón ya en juego, el árbitro central es avisado de que el VAR entrará en acción; por ello, el juego tiene que ser detenido algunos minutos para tomarse una decisión.

Al principio del certamen celebrado en Rusia, el videoarbitraje causó confusión en los banquillos, pues no entendían lo que sucedía y algunos de los que fueron 'afectados' o sancionados, aunque respetaban la decisión, no estaban en total acuerdo con el videoarbitraje.

Incluso, en el Alemania contra Camerún, el arbitro utilizó el VAR para corregir tres acciones: primero, una falta de Sebastien Siani sobre Emre Can se juzgó con amarilla, pero el árbitro corrigió y mostró la tarjeta roja, generando un acalorado reclamo de los africanos, que derivó en una expulsión, después de revisar la repetición, para Ernest Mabouka. Por si fuera poco, Siani no fue echado del campo.