Sí se gritó el ‘eh puto’ en el Azteca contra Canadá

La campaña "Abrazados por el futbol" no prosperó, y los fans tricolores lanzaron la ya famosa consigna; incluso, en Twitter, "#MexicanosAlGritoDeEhPuto" es tendencia mundial

Ciudad de México

A las 8 de la noche, las dos pantallas del estadio Azteca proyectaron el video de la campaña "Abrazados al futbol", con la cual la Federación Mexicana pretende erradicar de los estadios el grito de "eh puto" que los aficionados empezaron a usar como parte de su repertorio.

La promoción se anunció el pasado lunes y fue lanzada de forma oficial en el partido de la selección contra Canadá. A la FMF le urge mitigar ese grito que le ha acarreado ya una multa de la propia FIFA, la cual no está dispuesta a que se sigan presentando actos discriminatorios en el futbol mundial, y es que para el órgano rector esa consigna de la afición tiene tintes homofóbicos.

Pero el aficionado es aferrado, caprichoso, un poco necio y hasta cierto punto rebelde; entre más le prohíban algo, más lo hace y lo repite.

Desde antes de ingresar al Azteca, los seguidores mexicanos tenían claro que harían caso omiso de la recomendación de la FMF, ellos vienen al estadio a divertirse y consideran esa palabra como parte del catálogo de expresiones populares.

"Es una tradición de México y para que callen a miles de gentes no lo van a hacer, yo digo que siga todavía", comentó César, un fan del Tricolor antes de ingresar al inmueble, y cuando se le preguntó si lo haría en este partido, aún cuando los seleccionados habían grabado un video en el que exhortaban a la no discriminación, la respuesta de César fue clara: "cómo se lo van a impedir a todos, son miles, cómo los vas a callar, no se puede. Yo lo voy a hacer".

Ese pensamiento se expandió en varios de los aficionados, ninguno consideraba que fuera una ofensa, más bien creen que ese grito es parte de la picardía mexicana. Luis Ángel, otro aficionado, apuntó que está a favor del grito porque lo considera "algo tradicional, que salió de los corazones del aficionado y es una muestra de la pasión por el futbol".

Esa sensación de rebeldía se expandió en todos los rincones del Azteca, en la tribuna inferior y superior, el público mexicano tenía la mira puesta en el momento en que el portero canadiense, Milan Borjan, tuviera el balón en un saque de meta para manifestarse como lo ha hecho desde aquel partido contra Camerún en el pasado Mundial.

No esperó mucho el aficionado, apenas a los dos minutos, Borjan fue por una pelota que se ahogó por la línea final, el portero la colocó unos centímetros atrás de la línea del área chica, tomó vuelo, los aficionados hacían lo propio, manos arriba y pies golpeando el suelo, cumplían con el ritual. Borjan se alistaba y en la grada se expandía el "ehhh"... arrancó el arquero y cuando su pierna derecha golpeó el balón, el inmueble retumbó "puutooo".

El sonido local, a través de la voz de Melquiades Sánchez, exhortaba a no hacerlo más, pero su solicitud no fue atendida, así es el aficionado mexicano, le dices no y va una y otra vez. Al minuto 25 ya iban seis gritos, todos con la misma intensidad, con el mismo retumbe.

Pero Borjan no fue el único que lo escuchó, el meta titular se fue lesionado al 40' y su lugar lo tomó Kenny Stamatopoulos, y con apenas unos segundo en el campo de juego tuvo su primer despeje y recibió su primer grito.

Al medio tiempo México ganaba 2-0 y el 'eh puto' se había escuchado hasta en 13 ocasiones. En el segundo tiempo se escuchó otras 8, 21 gritos en total.

Siempre que hubo un despeje, la tribuna le dedicaba el mismo grito al portero. Siempre acompañado por la réplica del sonido local que pedía un mejor comportamiento. Pero Melquiades siempre fue ignorado. Al aficionado le valen los 400 mil pesos de multa que tiene que pagar la FMF, quizá tampoco sepa que la reincidencia de este acto podría acarrear otras consecuencias para la selección. Por lo pronto, la selección se impuso por 2-0 a Canadá, pero en la tribuna goleó el 'eh puto'.

La voz al unísono del Coloso de Santa Úrsula se transportó incluso a las redes sociales, donde el "#MexicanosAlGritoDeEhPuto" se convirtió rápidamente en tendencia mundial en Twitter.

Hasta el momento, el hashtag ya cuenta con más de 35 mil menciones.