Las cinco claves del éxito del Tri Sub 17

La selección Sub 17 se ha colocado en su tercera final de un Mundial de las últimas cuatro en las que ha participado, un logro, un símbolo de éxito y de excelso trabajo en las fuerzas básicas y selecciones menores sin espacio a alguna duda.

México Sub-17
México Sub-17

CIUDAD DE MÉXICO

Los dirigidos por Raúl Gutiérrez se han convertido en uno de los grandes protagonistas de la justa mundialista y han cumplido cabalmente con las expectativas que se tenían vertidas sobre ellos.

Te presentamos cinco aspectos que han sido claves para que esta selección se encuentre hoy, otra vez, en la gran final del Mundial.


Equipo, no individuo

1.- A diferencia de las selecciones campeonas en las ediciones de 2005 y 2011, la que disputa actualmente el Mundial en Emiratos Arabes Unidos no basa su esquema en individualidades. Aquí no hay un jugador que marque diferencia, como un Giovani Dos Santos (2005) o un Julio Gómez o Jorge Espericueta (2011). La labor de esta escuadra es de conjunto, con un orden casi militar en la cancha.


El corazón desde el arco

2.- Dicen que el ánimo de un equipo depende, en gran medida, de la actuación de su arquero. Y en el caso de esta selección, se confirma. Raúl Gudiño es el corazón de la escuadra. Héroe en la tanda de penales ante Brasil, el tapatío también fue vital al detener un penal frente a Argentina apenas al minuto dos. Fue una inyección directa de motivación a sus compañeros.


Temple

3.-Lo primero que viene a la cabeza cuando ves jugar a la selección de Raúl Gutiérrez es el corazón, garra y coraje que le ponen a cada jugada dentro del campo de juego. No cualquier equipo, sin importar categoría, logra levantarse de una goleada de 6-1 en su debut en el torneo para ir, sacudirse y despacharse a monstruos como Italia, Brasil y Argentina.


Sin etiquetas

4.- Esta selección que juega en Emiratos Arabes Unidos, llegó cargando la pesada loza sobre su espalda de ser la responsable de repetir la hazaña conseguida por sus antecesores en el Mundial 2001 con el título mundial. Pero eso a este grupo le hizo lo que el viento a Juárez. Se olvidaron de la historia para escribir su presente y hacer brillar su futuro.


Raúl Gutiérrez

5.-El bajo perfil no está peleado con la capacidad. No hay que pegar de gritos para ser líder e imponer respeto. El Potro es símbolo y ejemplo de esto. El timonel de la selección Sub 17 es un chambeador, un experto del manejo de emociones, las propias y de sus jugadores, y un lector letal de los tiempos de un partido. Sabio que toca el cielo de manera justa.