Las tres caídas del Tricolor ante El Salvador

El delantero Nelson Bonilla quiere que la Selecta aproveche que a México le cuesta jugar de visita, pues las tres derrotas que tiene en su historial frente a ellos, fueron en El Salvador


Partido de eliminatoria entre El Salvador y México del 2009
Partido de eliminatoria entre El Salvador y México del 2009 (Mexsport)

Ciudad de México

Corría el minuto 80, cuando el considerado mejor futbolista salvadoreño de la historia se enfiló a toda velocidad al marco rival, se quitó a varios adversarios, y sacó un zurdazo que dejó helados a los mexicanos. Jorge Alberto González Barrillas, mejor conocido como el Mágico, le metía el tanto del triunfo en partido de eliminatoria (un 6 de noviembre de 1981) a México en el Estadio Tiburcio Carías de Tegucigalpa (Honduras).

 Un partido en el que el cuadro azteca no logró conectarse, en el que las patadas cortaron el accionar en varios lapsos, y que después de ese 1-0, el entrenador Rául Cárdenas no logró enderezar el rumbo, ni aun cuando colocó a tres delanteros: Hugo Sánchez, Ricardo Castor y Jaime Pajarito que ingresó en los minutos finales.

Fue la primera vez que El Salvador le ganó al Tricolor, lo cual le valió a la postre su clasificación al Mundial de 1982. De ahí le sucedieron dos más, pues solo en tres ocasiones han caído a manos de la Selecta, las otras dos se dieron en 1993 y en el 2009, ambas en eliminatoria y de visita.

 Por eso, Nelson Bonilla, actual delantero de El Salvador y del Nacional de Portugal, tiene claro que deben aprovechar su localía en el partido que jugarán el viernes.

“México es una selección poderosa, pero el que vengan aquí al Cuscatlán, con estadio lleno, les ha pesado históricamente, por eso queremos aprovechar esa situación”, dijo a La Afición vía telefónica. “México es poderoso, y sabemos que son mejores que nosotros, con jugadores muy buenos en diferentes Ligas, pero nosotros con actitud y personalidad vamos a sacar los tres puntos. El 7-0 que recibieron de Chile fue un accidente. Pero si quieren llevarse puntos tienen que sudar sangre”, afirmó.

La últimas dos derrotas

El 4 de abril de 1993, México de nueva cuenta cayó frente a El Salvador, esa vez el marcador fue de 2-1. En aquella selección salvadoreña destacaban los nombres de Carlos Rivera, Mauricio Cienfuegos, Carlos Castro, Raúl Díaz, Geovanni Trigueros, Leonel Cárcamo Batres, William Osorio y Guillermo Rivera. El duelo fue como los que casi siempre protagonizan ambas selecciones, ríspido, de pocos espacios y de patadas.

El termómetro marcaba 40 grados centígrados en el estadio Cuscatlán, pero no era la temperatura lo que desesperaba a los mexicanos, sino el arbitraje localista, según han relatado los protagonistas. El reloj resplandecía en el minuto 39 del duelo, cuando Cienfuegos mandó el balón a zona de peligro, Jorge Campos salió, y Jorge González se tiró. El hombre de negro marcó la pena máxima, misma que concretó. Carlos Castro. Fue hasta el 75’ que Alberto García Aspe concretó el del empate con un potente disparo cruzado. Y otra vez, en los últimos diez minutos, el Tricolor pierde el duelo.

William Iraheta se quita a los defensores del cuadro azteca, y Jorge Campos se entregó. “Aunque seamos el patito feo, estamos demostrando que tenemos una gran selección”, mencionó aquel día Castro, tras la victoria. Y la tercera se dio el 7 de junio de 2009, también en el Cuscatlán. Ese duelo significaba el regreso de Javier Aguirre al banco de la selección, luego de que se esfumaba el boleto para el Mundial de Sudáfrica 2010.

Apenas al minuto 11, El Salvador se puso al frente, luego de que Zelaya se quitó a Torrado y a Osorio, intentó mandar centro, pero el balón rebotó en Pável Pardo, y luego le cayó a Julio Martínez, quien le bastó con puntear pegado al poste derecho, y el balón se metió a la red sin que Óscar Pérez pudiera hacer algo. Era una fi esta para los salvadoreños que se encontraban en el inmueble. Al 70’, el árbitro marca penal en una falta que le cometieron a Guillermo Franco.

 Lo cobró de buena manera Cuauhtémoc Blanco, pero no fue suficiente, pues al 85’, también desde los once pasos, Eliseo Quintanilla registró el 2-1. En aquel duelo se destacó el pésimo arbitraje de Walter Quesada, quien dejó pasar varias jugadas sin sacar tarjeta amarilla e incluso, unas rojas. Luego le marcó un penal (que no era) a favor de los salvadoreño. Ésos fueron tres de los episodios más lamentables para el Tri.