La Volpe, vende su experiencia

El argentino destacó que bajo su mando, la selección no sufrió para calificarse al mundial de 2006, y que ahora, no volvería a equivocarse en su relación con la prensa. 


Ricardo la Volpe, DT de Jaguares
Ricardo la Volpe, DT de Jaguares (Mexsport)

Ciudad de México

Nunca fue un tipo fácil y su ceño fruncido la mayor parte del tiempo enmarcaban bien esa mirada de juicio que echaba a todo aquel que creía estaba fuera de su círculo.

Ricardo La Volpe fue el tipo más férreo de los últimos entrenadores que ha tenido la selección mexicana, pero también el último que clasificó al Tricolor a un Mundial sin sobresaltos.

Los representantes de los medios de comunicación eran los que constantemente recibían sus manoteos. Se sentía la tensión cuando aparecía, o cuando uno superaba el cerco de seguridad y quería acercarse, pues solo se recibían negativas y desdén del timonel. Ni pensar en entrevistas exclusivas.

“Tengo más experiencia en el manejo de la prensa. Mis jugadores sabían su responsabilidad”


Todo aquello no le hizo nada bien, y hoy se muestra afable con la prensa, pareciera que está en campaña, por ello contesta el teléfono y habla sin medir el tiempo. Eso es lo que aprendió.

El Bigotón, como le llaman desde hace tiempo, sabe que existe una posibilidad de volver a dirigir al Tri en este mar de desconcierto que hay por saber quién será el sustituto de Miguel Herrera.

“Son todos rumores, creo que todavía la federación no ha decidido quién va a ser. Yo estoy tranquilo, si se acercan hablaré, pero por el momento no hay nada”, dice de entrada, pero después, entra en materia, y relata la experiencia que tiene ahora con el manejo de la prensa, aquel que fue uno de los factores para que no siguiera como entrenador nacional.

“Había un ídolo que todos querían que fuera técnico, era Hugo Sánchez”, RICARDO LA VOLPE, Entrenador de Jaguares.


“Te recuerdo que había un ídolo, una figura que todos querían que tuviera la oportunidad de ser el técnico de la selección: Hugo Sánchez. Fue también mi salida después de esos cuatro años.

La otra fue el no haber sabido manejar la prensa que es la que informa a la gente, más allá que la gente se acuerda de los resultados, que no hubo sufrimiento en una eliminatoria para nada, hubo una Copa Confederaciones muy buena. Si mañana uno asume un cargo nuevamente, sabe manejar mejor la situación”.

¿Qué le aportaría Ricardo La Volpe a la selección?

El conocimiento, la experiencia de haber estado, conocer al futbolista mexicano; el trabajo que hice fue a través de un proceso, trabajo de cancha. Se ha dejado de trabajar con los jugadores del ámbito local, se puede seguir con jugadores que están para convocarlos. Además, tengo más experiencia en el manejo con la prensa.

Nueve jugadores fueron contratados en Europa. Se demostró que era un muy buen juego colectivo el que hacía México. No solo se fue a Europa el ‘10’ que brilla, que puedes decir que tiene técnica o calidad. El equipo estaba muy bien conjuntado.

¿Cómo se maneja una disciplina en selección?

Con un diálogo continuo. En todo equipo hay referentes, por eso está la gente de experiencia. Mis jugadores tenían que saber cuál era la responsabilidad de ser un seleccionado, porque es imagen, porque los jóvenes lo miran. Sabía que podían caer en errores que fueran escándalos.

Entonces, tenía que hablar con ellos, si había una cena o salida, les daba un horario de vuelta, siempre andar tras ellos. Tú sabes que un grupo es importante llevarlo no solo en la cancha, sino de diálogo, cuando viajas, porque tuvimos más de 40 partidos en Estados Unidos.

En esa época, ¿México se sentía el gigante de la Concacaf?

Siempre lo escuché, pero hay que demostrarlo. Como le decía a mis jugadores, no solo con presentar una camiseta o el nombre vas a ganar un partido.

A los que están arriba, como México, los de abajo siempre le quieren ganar. Importante fue el diálogo que había con esos jugadores en las concentraciones que hacía de lunes, martes y miércoles, lo que fue gracias a los directivos que me lo prestaban; se hablaba de que hay dos partidos que son diferentes.

Por ejemplo, cuando te enfrentas a una selección de gran nivel vas a encontrar un partido abierto. Cuando te mides a equipos que se consideran más fáciles, para ese partido usas una estrategia diferente, porque ese equipo no te va a regalar espacios, te va a esperar atrás, te va a querer contragolpear, te va a querer ganar por una desatención en una pelota parada, en un córner, en un tiro libre.

Nosotros sabíamos que son casos diferentes, una cosa era la Copa Confederaciones de 2005 y otra la eliminatoria.

Se hizo fácil porque los jugadores entendieron que teníamos que ser protagonistas, que se tenía que manejar el partido, tener el control de la pelota, que el rival se desgastaba a través del buen manejo. Ellos desarrollaron el juego siempre con una idea futbolística.

¿Aceptaría un interinato en la selección?

No creo que se tengan tres partidos para demostrar nada. La federación tendría que elegir, sentarse a hablar si es un contrato hasta el Mundial. Para mí está claro que es un papel el que se firma, pero son los resultados los que te mantienen.

Si vieras mi contrato cuando yo firmé, decía rescisión por eso, rescisión por lo otro, rescisión por aquello; yo sabía que eran los resultados los que te mantienen. 

Si están buscando a gente importante como Bielsa, como Sampaoli, no creo que le estén llamando para que vengan a dirigir por tres partidos. Así que la seriedad para el que llamen debe ser igual para todos.