El “Tricolor”, por la primera victoria ante Bolivia

La selección de México llega a la Copa América con buenas hechuras, muy fuerte y con ánimos de competir, aseguró el entrenador Miguel Herrera, antes de su presentación ante Bolivia.


Miguel Herrera y sus seleccionados previo al arranque de la Copa América.
Miguel Herrera, se toma selfie con seleccionados, previo al arranque de la Copa América (Twitter Miguel Herrera )

Enviada, Santiago, Chile

El semblante de Miguel Herrera se ha destensado; las sonrisas y el buen humor salpicaron a su última conferencia de prensa de cara al duelo con Bolivia, su debut en la Copa América, todo a pesar de que en Chile ha sido criticado porque este equipo no traiga a sus jugadores con más cartel.

“Llegamos muy fuertes, muy bien; el entrenamiento del miércoles generó más dudas en mi cabeza, porque vi que todos están listos, esperando la oportunidad, pero once nos van a representar a todos y con ellos vamos a ganar, vamos a hacer historia”, enfatizó Herrera.

"Sería un tonto si viera que no tengo un equipo sólido, no podría decir que voy por el campeonato” MIGUEL HERRERA Entrenador de México


Fue entonces cuando el entrenador bromeó con un camarógrafo, luego respondió: “tengo una sola duda en la media cancha”, ya que no sabía si iniciar con Mario Osuna o Javier Güémez, con quien ayer entrenó.

Miguel repitió que tiene equipo para dar pelea a los grandes, que se olviden de eso, de que se trata de un equipo alterno.

Fue largo el discurso en ese tono y el Piojo hasta hizo hincapié en la trayectoria de varios de sus pupilos: “traigo a los dos porteros que menos goles recibieron (en la Liga MX) y Rafa Márquez va por su quinta Copa América”.

El entrenador agregó que “México es la única selección en el mundo que puede jugar en dos confederaciones, pero no es un equipo B; la gente que viene quiere ganar”. Herrera apenas se dio un pequeño respiro y siguió:

 “sería un tonto si viera que no tengo un equipo sólido, no podría decir que voy por el campeonato, si no puedo llegar, pero sí tenemos la capacidad”. Además, detalló que cuando la gente se les acerca, les pregunta por jugadores como Javier Hernández, Guillermo Ochoa o Carlos Vela.

A cambio, Herrera presume a otro jugador, a Manuel Jesús Corona, quien ha demostrado que puede ser el hombre que marque diferencia.

“Tiene la habilidad y tiene que asumir su rol, es un jugador importante, es el único que repetirá los dos torneos. Siempre se le va a exigir, es un jugador desequilibrante y va asumiendo su rol.

Pero también están Marco Fabián, Luis Montes y Javier Aquino, quienes tienen que ser protagonistas, no tiene que ser un solo jugador el que debe echarse (al hombro) el equipo”.

La selección nacional de Bolivia es el primer rival del Tricolor; la clave, dicen muchos, para superar la fase de grupos, es ganar este juego. Y aunque al Piojo solo le gusta hablar de sus rivales inmediatos, cuando se le preguntó, habló de los chilenos, que ayer debutaron con triunfo (2-0 a Ecuador).

“Debe ser el favorito. No solo el del grupo, está señalado para ganar la Copa América en su casa, sabemos cómo son cada uno de los rivales y trataremos de superarlos quitándoles la pelota”.

Miguel volvió a relajarse cuando le cuestionaron sobre qué tan difícil sería Bolivia, tomando en cuenta que no se le ha podido ganar en este torneo. A lo que Miguel respondió con humor: “no se ha ganado porque no se ha jugado”, y de inmediato ahondó ya con seriedad en el tema.

“Es un equipo muy ordenado, tiene dos líneas de cuatro, y un tipo que tiene mucha de­finición en el área. Hay que estar atentos, nosotros debemos tener la pelota y manejarla de la mejor manera”.

A Miguel Herrera hace tiempo que no se le notaba con esos latigazos de buen humor; quizá, un indicativo de que el nivel de su conjunto lo motiva, o de que ya superó el trago amargo de los tuits.

El entrenador de México no ha ofrecido una imagen positiva en los últimos días, pero llegó el momento de escribir un episodio más en su trayectoria dentro de la cancha, donde realmente debe limitarse su trabajo.