Sven, el otro técnico del desprestigio en el Tri

El sueco llegó a la Selección Mexicana con muchas dudas, aunque se trataba de una figura de cartera internacional, su nulo conocimiento del futbol mexicano trajo consigo una serie de cuestionamientos 

Sven-Goran Eriksson
Sven-Goran Eriksson (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

El 3 de junio de 2008 el estratega sueco, Sven-Goran Eriksson, llegó a la Selección Mexicana en relevo de Hugo Sánchez, para hacerse cargo del Tri en la eliminatoria rumbo a la Copa del Mundo de 2010.

Procedente del futbol inglés, su nombramiento no fue bien recibido, ya que, aunque se trataba de un técnico con cartera internacional y mundialista, su nulo conocimiento del balompié mexicano y el hecho de que apenas y entendía el idioma español, puso en duda su capacidad para dirigir a un conjunto mexicano necesitado de resultados en su aspiración para alcanzar llegar al Mundial.

"Quiero dar gracias a la Federación Mexicana, y la ayuda de los dueños por la confianza que me han dado [...] Estoy muy orgulloso de ser el entrenador de la selección mexicana, acepté dirigir a México porque es un proyecto grande", fueron las primera palabras de Sven-Goran Eriksson durante su presentación como técnico de la Selección Mexicana.

A Eriksson se le cuestionaba sobre su nulo conocimiento sobre cómo se debía jugar una eliminatoria de la Concacaf, pero él siempre se defendió argumentando que en su etapa como seleccionador de Inglaterra pisó frentes igual o más bravos que con los que se toparía en Centroamérica y el Caribe. Estaba equivocado.

Su debut en el banquillo tricolor, ante Honduras en el partido correspondiente a la tercera fase de la eliminatoria para Sudáfrica 2010, ilusionaba y parecía que empezaba a callar bocas tras salir con un triunfo de 2-1.

Los partidos del cuadrangular ante los centroamericanos y Jamaica se ganaron; en la ida con Canadá se logró un marcador apretado de 2-1, en el de vuelta un gol de Matías Vuoso, que emparejaba el encuentro 2-2, le dio la oportunidad de clasificar al hexagonal final.

En la última fase, Sven llegaba con la presión tras el poco convencimiento que mostró en los encuentros anteriores. Los resultados no fueron los esperado, una derrota con Estados Unidos (2-0) y de nuevo ante Honduras (3-1) marcó el final de la era Eriksson con el Tri, tras colocar al equipo en la cuarta posición, situación que ponía el pase a Sudáfrica en la cuerda floja.

El 2 de abril de 2009 fue destituido del mando de conjunto mexicano, saliendo por la puerta de atrás , donde justificó su "fracaso" por la indisciplina que se manejaba dentro del campo, por lo cual no pudo alcanzar los objetivos que se había impuesto 10 meses antes.