Un Tricolor de contrastes

El 2015 fue un año de inestabilidad para la selección mexicana, con triunfos, caídas dolorosas como la de Copa América y también, mucha polémica

El Tri tuvo un 2015 agridulce
El Tri tuvo un 2015 agridulce (Mexsport)

Ciudad de México

De la miel del 2014 se pasó a la inestabilidad del 2015 con selección mexicana, momentos contrastantes. Sin duda, el Mundial de Brasil enamoró a más de uno, y por ello se esperaba mucho del equipo de Miguel Herrera, al que se le notó bravo y con buen futbol en dicho torneo.

Por eso, se esperaba mucho para el presente año, en el que había dos torneos importantes: Copa Oro y Copa América. Concacaf dicta que México debe asistir con su equipo principal al certamen de la zona, sobre todo al ser solo un invitado en el sudamericano.

Y así fue. La Copa América se jugó con un cuadro sin tanto recorrido en el Tricolor. Eso sí, contaba con figuras como el capitán Rafael Márquez. Elementos de obtuvieron medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 como Jesús Corona, Marco Fabián o Javier Aquino. Aún así, se volvió a fracasar, y no lograron clasificar a la siguiente ronda.

El 12 de junio debutaron en Viña del Mar contra Bolivia. El duelo se tornó soso, con muchos errores, que al final derivaron en un empate sin goles. En el segundo escalón se medirían a Chile en el Estadio Nacional de Santiago, y por lo visto en el arranque, muchos no auguraban un buen resultado para el Tricolor.

Sin embargo, México se comportó a la altura frente al equipo de Jorge Sampaoli, jugó vertical, fue efectivo, y brindó espectáculo. Para su mala fortuna, el rival hizo lo propio, y por ello terminaron empatados a tres tantos.

Con el buen futbol que se vio aquella noche, se creyó que el tercer partido estaba en la bolsa. No obstante, Ecuador salió a darle una lección al equipo de Miguel Herrera y los derrotó 2-1.

Fue una eliminación que calentó más la hoguera, pues justo antes del ya mencionado torneo a Miguel Herrera se le criticó por escribir un tuit en el que apoyó a un partido político, esto en plena veda electoral. Desde ese momento, la tensión se hizo presente alrededor del conjunto.

Y aumentó aún más con las pobres exhibiciones en Copa Oro. En el primer choque no hubo problemas, se ganó 6-0 a Cuba. Le siguió una igualada a cero contra Guatemala, punto en el que comenzaron los juicios, ya que, en el papel y por la historia, el rival no ofrecía mayor resistencia.

Se cerró la fase de grupos con un 4-4 con Trinidad y Tobago. El Tricolor obtuvo cinco puntos y clasificó como segundo lugar del Grupo C.

Tras una publicación que afirmaba que los seleccionados ya no querían al Piojo Herrera, los futbolistas dejaron de hablar con los medios de comunicación. Solo daban declaraciones en conferencia de prensa, junto a su entrenador.

En cuartos de final, derrotó 1-0 a Costa Rica con un penal dudoso. Pero los cuestionamientos sobre el funcionamiento del Tricolor se agudizaron en semifinales, cuando se le ganó en medio de polémica 2-1a Panamá. Se habló de un beneficio arbitral, luego de que le otorgaron dos penales inexistentes.

Pese a los reclamos del cuerpo técnico, jugadores y directivos panameños, el Tricolor jugó la Final contra Jamaica, al que le ganó 3-1. Con ello, se tuvo la posibilidad de disputar un partido más contra Estados Unidos (10 de octubre), en el que se obtuvo el pase a la próxima Copa Confederaciones.

Ese duelo fue dirigido ya por Ricardo Ferretti (interino), luego del cese de Miguel Herrera, quien agredió al comentarista Cristian Martinolli. Un desenlace inesperado, pues con la obtención de la Copa Oro parecía que el Piojo se había echado al público y a los directivos a la bolsa de nueva cuenta.

El Tuca concluyó con la tarea encomendada, se quedó con el pase a la Copa Confederaciones de Rusia. Después de ganar un amistosos más (contra Panamá), Ferretti dio paso al colombiano Juan Carlos Osorio, quien fue elegido para llevar a México al próximo Mundial (2018).

Su primera prueba fue ante El Salvador, un duelo ya de eliminatoria que se jugó en el Estadio Azteca, y que no fue nada complicado, se ganó 3-0. Tenía sus tres primeros puntos y tenía que ir por más. Esta vez, no era tan sencillo, ya que visitaría a Honduras en San Pedro Sula, en donde no se había ganado en 50 años. Con un 2-0 Osorio calmó la crítica por un tiempo más. La eliminatoria mundialista se reanuda en marzo, mes en el que el Tri se medirá a Canadá.