Una llegada tumultuosa y en silencio

Los jugadores de la selección mexicana arribaron a la capital del país, pero algunos fueron sacados por otra puerta y otros no quisieron atender a los medios de comunicación 

Aficionados y medios de comunicación esperan la llegada de la selección mexicana de futbol
Aficionados y medios de comunicación esperan la llegada de la selección mexicana de futbol (Higinio Robles León )

CIUDAD DE MÉXICO

La selección mexicana volvió al país después de haber obtenido este domingo la Copa Oro, al derrotar a Jamaica en la final del torneo de la Concacaf. El vuelo que trasladó a la comitiva nacional aterrizó poco después de las cuatro de la tarde.

Hubo una gran movilización de medios de comunicación que esperaban alguna reacción de los jugadores o el cuerpo técnico. Pero la mayoría de jugadores fueron sacados de la terminal aérea por otra puerta.

Guillermo Ochoa, Oribe Peralta y otros jugadores más recibieron las indicaciones de por dónde podrían salir. Solo algunos salieron por la puerta de la sala P de la Terminal 2. Paul Aguilar tomó sus maletas y avanzó sin detenerse, bajaba la cabeza y seguía con su paso lento, con el enfado de que no podía avanzar como deseaba.

Entre aficionados y prensa la terminal parecía una pista de carreras, todos detrás del jugador que tuviera la valentía de salir por la puerta tradicional. Otro de ellos fue Héctor Herrera, el mediocampista también eludió una y otra vez los cuestionamientos, hasta que no le quedo más remedio que detenerse y contestar un par de preguntas.

"Era un objetivo que teníamos planteado, sabíamos que no iba a ser fácil, pero gracias a Dios lo pudimos lograr", dijo el centrocampista del Porto

Del incidente que habría protagonizado Miguel Herrera en el aeropuerto de Filadelfia con el comentarista Christian Martinoli, Héctor dijo que él no se percató de ello.

Así pasaron los minutos y las horas, con los seleccionados regresando a sus sitios de origen envueltos en un manto de silencio. De Miguel Herrera, trascendió que el entrenador llegó junto con el resto de la comitiva, pero también habría sido retirado de la terminal aérea por otra puerta o bien tomado un vuelo de conexión y abordar sin necesidad de salir a por la puerta de llegadas internacionales de la Terminal 2.

Tampoco se vio a algún directivo salir en la terminal aérea