2014, el renacer del Tri

El 2014 fue un año de reconciliaciones para la selección mexicana, logró limar asperezas con la afición, el futbol y al interior del equipo

2014, el año donde el Tri volvió a nacer
2014, el año donde el Tri volvió a nacer (Mexsport)

Ciudad de México

Al iniciar el 2014, la selección mexicana, dirigida ya por Miguel Herrera, sabía la inmensa labor a la que deberían enfrentarse, especialmente con un Mundial en puerta, ha sabiendas del complicado proceso que tuvieron que atravesar para instalarse en la máxima competición balompédica en el mundo.

Iniciaron el año con más dudas que certezas, carecían de credibilidad por parte de la afición, el juego mostrado en 2013 sembraba muchas dudas de cara al 2014, además, debían lidiar con las acostumbradas negativas de Carlos Vela a las convocatorias del equipo, un tema que los había acompañado durante años y que resultaba una asignatura pendiente para los altos mandos de la selección.

Sin embargo, el casi extinto 2014 resultó un oasis y un parte aguas en el conjunto azteca, un equipo que enfrentó con dignidad la Copa del Mundo, donde logró una importante conexión con la afición, confirmó el buen paso de varios de sus integrantes y a la larga recuperaría a quien para muchos es el mejor jugador mexicano en la actualidad, Carlos Vela.

El 2015 será un año plagado de compromisos importantes para la selección nacional, desde la Copa América en Chile, hasta la Copa Oro en Estados Unidos, para ello, México cuenta con un trampolín importante respecto a lo realizado este año.

BRASIL 2014, PERMISO PARA SOÑAR

Las complicaciones y las dudas con las que el Tri llegó a Brasil, fueron cambiadas por un voto de confianza para Miguel Herrera y sus hombres, quienes durante la preparación mundialista daban avisos de que estaban preparados para competir en uno de los grupos más complicados que albergó la justa.

Después de doblegar a Camerún en su debut, México enfrentaba al anfitrión en tierra hostil, fue ahí donde la figura de Guillermo Ochoa logró que el equipo rescatara un valioso punto para jugarse la calificación ante la nada despreciable Croacia, fue en este duelo donde además de acceder a octavos con un cómodo 3-1, se empezó a soñar con el ansiado quinto partido.

La historia con Holanda es más que conocida, la amargura de caer en los últimos minutos del encuentro, con un penal que será olvidado únicamente hasta la próxima Copa Mundial de Rusia, borró de tajo las esperanzas de conquistar la fiesta futbolística más grande de todas, sin embargo, se había dejado una huella y un dejo de satisfacción que servirá de impulso para las próximas competencias.

UN CUADRO DE TALLA INTERNACIONAL

Por costumbre y obviedad, una selección se conforma con los mejores futbolistas con los que el entrenador cuenta para sus diversas convocatorias. El 2014 fue un año donde el 'Piojo' no tuvo complicaciones para llamar y llevar al Mundial a jugadores que, aprovecharon la justa para mostrar el porqué son consideraros los mejores para portar la casaca verde del Tri.

Destacar la labor de elementos como: Héctor Herrera, Guillermo Ochoa, Giovani dos Santos, Andrés Guardado y el propio Javier Hernández, quienes realizaron un buen papel durante el torneo.

A estos, se suman nombres como: Raúl Jiménez, Jonathan dos Santos o el volante del Twente, Jesús Corona, quienes tuvieron poca o nula actividad en el Mundial y que son a partir de ahora, un abanico de posibilidades para el entrenador.

RECONCILIACIÓN Y REIVINDICACIÓN

El último semestre del Tri, tuvo como platillo principal el regreso de Carlos Vela a una convocatoria. 1321 días transcurrieron para que el de Cancún volviera a figurar para disputar un partido con selección mexicana.

Fue en octubre cuando el delantero de la Real Sociedad volvía a vestir la indumentaria tricolor, y después de perderse la Copa del Mundo, fue la principal figura de los partidos amistosos que el Tri celebró en una gira europea.

Mejor regreso no pudo tener, con dos goles revalidó la calidad por la que tantos aficionados suspiraban su regreso; el rival, Holanda un duelo donde se ganó, curando en cierta forma la herida de aquella dolorosa despedida de Brasil 2014.