La ‘maldición’ del ataque Preolímpico

El fracaso del 2008 rumbo a Beijing contrasta con los éxitos conseguidos rumbo a a Río 2016; de aquel traspié, tres delanteros siguen pagando las consecuencias.

César Villaluz, Santiago Fernández y Luis Ángel Landín
César Villaluz, Santiago Fernández y Luis Ángel Landín (Mexsport)

Ciudad de México

Hoy, con el boleto amarrado hacia Río 2016 en la rama varonil del futbol y el buen sabor de boca que ha dejado el equipo que dirige Raúl Gutiérrez sobre el terreno de juego, gracias a su efectividad y verticalidad contra el rival, vuelven los recuerdos del más reciente fracaso en el torneo Preolímpico.

A principios del año 2008, una escuadra juvenil que dirigía Hugo Sánchez, entonces timonel del combinado absoluto, encaró la fase previa con miras a la Olimpiada y aunque el escenario no implicaba alto grado de dificultad, el escuadrón tricolor no consiguió el boleto a la justa exhibiendo las carencias técnicas de su aparato ofensivo en el tercer duelo de la fase de grupos, ante Haití.

El Tri, compuesto únicamente por elementos que militaban en la liga nacional, dejó en claro que esa noche de marzo la efectividad no los acompañaba y con ello, el grupo de cuatro ejes de ataque que alinearon, quedaron marcados; Luis Ángel Landín, Santiago Fernández, César Villaluz y Enrique Esqueda, los partícipes y mayores afectados. El futbol les abandonó, al igual que la fortuna a sus trayectorias. Esa generación la componía también Guillermo Ochoa, como capitán.

SANTIAGO FERNÁNDEZ (30 AÑOS)
Debutó como profesional con las Águilas del América, equipo en el que incluso llegó a convertirse en titular, en el centro delantero azulcrema; dentro de sus condiciones no se encontraban las de un futbolista desequilibrante, pero sí era un prospecto interesante, un rematador. Aquella tarde del Preolímpico, falló más de la cuenta, incluso jugadas muy claras, básicas para su posición. La última vez que se le vio en una cancha de futbol fue en el 2009, prestando sus servicios para el Puebla: "Esa noche marcó un antes y un después; es un amargo recuerdo", comentó hace un par de años el ex ariete.

LUIS ÁNGEL LANDÍN (30 AÑOS)
Surgido de las fuerzas básicas del Pachuca, el ascenso futbolístico de Landín ocurrió a una velocidad deslumbrante... Siempre fue un considerado una pieza a explotar sus condiciones, pero no logró consolidarse en el máximo circuito; pasó por las filas de Cruz Azul, Morelia, Atlante y Puebla, antes de buscar su fortuna en la MLS y después en el Ascenso MX, en ninguna de estas plataformas reencontró su nivel. Ahora, se gana la vida en el Barracudas FC, liga amateur de futbol rápido en los Estados Unidos. A Luis Ángel, la noche de la eliminación del Preolímpico le cambió la carrera.

CÉSAR VILLALUZ (27 AÑOS)
Siempre prometió algo que no pudo cumplir: consolidarse en Primera División. Entre un mar de lesiones y altibajos constantes, Villaluz transitó en Cruz Azul, San Luis y Jaguares, en este último, con menor participación. De ahí y hasta ahora, César ha militado en el refundado Atlético San Luis, con la permanente pregunta de si, en caso de haber logrado el pase a los Olímpicos del 2008, ¿su carrera hubiera cambiado para bien?... Él seguirá a la espera de que esto pase.