Ahora, a soñar con Rusia 2018

La selección mexicana de futbol asisitió a Los Pinos luego de terminar dentro de los 10 primeros del Mundial 

Enrique Peña Nieto recibió a la selección mexicana de futbol en Los Pinos
Enrique Peña Nieto recibió a la selección mexicana de futbol en Los Pinos (Mexsport )

CIUDAD DE MÉXICO

Las ilusiones son un recurso renovable, en el caso del futbol mexicano, cada cuatro años ocurre. Por eso, si hace más de un mes, el deseo público del presidente Enrique Peña Nieto era que la selección regresara triunfante de Brasil y con la Copa del Mundo en las manos, ahora no queda más que con soñar que aquello se cumpla en Rusia 2018.

Si bien es cierto que el Tricolor falló a la petición presidencial, el mandatario quiso cerrar este ciclo mundialista de la mejor manera, con una comida en su casa, ahí la residencia oficial de los Pinos. Es más, el Presidente hasta justificó la ausencia de 12 de los jugadores que no asistieron a esta cita y valoró la compañía de los 11 que sí asistieron con un buen apretón de manos en la puerta de su "morada", como un buen anfitrión, mismo que también le tocó al árbitro Marco Rodríguez y éste de retribución le regaló una playera de silbante.

Hubo agradecimiento de todos y para todos. Comenzó Jesús Mena –titular de la Conade– lamentando las "causas ajenas" que impidieron que el tricolor llegara más lejos, dícese al quinto partido. Le siguió el capitán Rafael Márquez, que una vez superado el nerviosismo que muy pocas veces se le ve en la cancha y que hoy lo hizo tartamudear en sus primeras líneas, agradeció el apoyo de la afición que estuvo presente en Brasil y no dudo en aclarar que de sus cuatro copas del Mundo, está fue la mejor.

Vino enseguida un video con los mejores momentos del Tri, con la intención de mostrar el buen ambiente que vivió este grupo durante la Copa del Mundo. Bromas, risas, y las mejores escenas de los partidos, un buen recopilatorio para dejar un grato sabor de boca.

Luego tomó la palabra el Piojo Herrera, quien se unió a la letanía de agradecimientos hacia el público y al Presidente, al que calificó como el mandatario mexicano que más involucrado ha estado con el futbol; incluso, para finalizar su discurso, se unió a la frase que hasta hace una semana era la favorita en redes sociales, y que el propio Peña Nieto empleó en una gira de trabajo: "No era penal".

Llegó el momento de Enrique Peña Nieto. Otra vez en el estrado hablando de futbol, como fue su costumbre semanas antes y durante el Mundial, tanto en público como en redes sociales. Hoy volvió a reafirmar la conexión que tiene con el Tricolor. Primero agradeció la entrega de este equipo, después el incondicional apoyo de la gente que viajó a Brasil y la que desde acá se entregó a la euforia mundialista.

Después, en la parte medular de su discurso, expresó su beneplácito por la decisión de dejar al Piojo Herrera hasta Rusia 2018, y como cualquier analista futbolero, advirtió que solo la continuidad da resultados.

Y para concluir, el sueño de siempre, el deseo renovable de cada cuatro años: "Ha concluido el Mundial y lamentablemente, como todos queríamos, no llegó aquí la Copa del Mundo, iremos por ella a Rusia 2018".

30 minutos hubo de retraso y una vez terminado todo el protocolo, Enrique Peña Nieto sentado en medio de Rafa Márquez y Miguel Herrera, como el anfitrión más natural del mundo ante tales circunstancias remató: "Ahora sí, tarde, pero vamos a comer".