La estrella que no fue

Rubio Rubin, el joven delantero de Estados Unidos y jugador más efectivo de esta selección en el Mundial Sub 20, pudo haber vestido los colores de México; juega en el Utrecht de Holanda

Rubio Rubin
Rubio Rubin (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

A Rubio Méndez Rubin le han bastado 174 minutos en el terreno de juego para demostrar su valía a nivel internacional. Tiene 19 años y en el Mundial Sub 20, que se lleva a cabo en Nueva Zelanda, llama poderosamente la atención: suma dos goles y una asistencia con el combinado de Estados Unidos en esta categoría, pero bien pudo haberlo hecho para México. El Tri, precisamente en este certamen, adolece la falta de un futbolista de sus condiciones.

Rubin nació en Oregón, Estados Unidos, el primero de marzo de 1996, pero su padre es mexicano; su mamá, guatemalteca. La falta de oportunidades laborales en el país de origen de su progenitor, orillaron a la familia de este prospecto a encontrar refugio en la nación vecina. Como daño colateral, el joven decidió vestir los colores de su patria. Físicamente, Rubio representa el prototipo e imagen de cualquier compatriota.

En cuanto a los recursos en la cancha, pertenece al Utrecht holandés, equipo con el que firmó contrato durante 2014; en el campo combina velocidad, técnica y fuerza, recursos letales al tratarse de un '9'. Ya acumula tres convocatorias a la selección absoluta de Estados Unidos, aunque ha cumplido con los procesos de combinados inferiores. Este Mundial, su catapulta: "¡Ser delantero es una cuestión de instinto! Lo llevo en la sangre", dijo después de su doblete ante Nueva Zelanda.

Con el futuro por delante, Rubio apunta a  allo másto y se fija metas que parecen lejanas. Pese a que en su destino se vislumbra un prometedor provenir, sin saberlo, México se ha perdido de la posibilidad de tenerlo entre sus filas: "Estoy cumpliendo un sueño, Estados Unidos es mi país; me siento afortunado de estar en la selección", dijo el ariete a inicios del 2015.

ADMIRA A DONOVAN
Hoy, Rubio Méndez Rubin trabaja de cerca con uno de sus mayores ejemplos. El novel jugador, de la mano de Landon Donovan, auxiliar del cuerpo técnico de la Sub 20 estadunidense, perfecciona detalles en cuanto a definición y situaciones técnicas; al antiguo y polémico '10' lo considera un espejo, en el que le gustaría mirarse en cuestión de años. 

“Sé que me falta un camino larguísimo hasta llegar al punto en el que pueda compararme con futbolistas como Landon, Clint Dempsey o Jose Altidore. Pero Donovan se ha portado muy bien conmigo y con todos mis compañeros. Con todo lo que ha logrado en su carrera, empezó desde aquí, como nosotros, desde esta competición. Por eso sabe muy bien cómo nos sentimos. Es fantástico tenerlo a nuestro lado", apuntó al portal de FIFA.

EL MEJOR ATAQUE
Estados Unidos completa números importantes a su favor. El combinado de las barras y las estrellas, además de tener a Rubio Méndez Rubin, acumula seis tantos conseguidos hasta ahora, convirtiéndose en la mejor ofensiva del certamen. Promedian 10 remates al arco y 15 tiros fuera del área en 180 minutos de actividad. Sin embargo, parece que su última línea apenas comienza a carburar y que lo mejor está por venir.