De rechazado a seleccionado nacional

Rodolfo Pizarro acepta que le llegó rápido la oportunidad en el Tri mayor, y recordó el desdén de varios clubes en sus inicios

Rodolfo Pizarro, seleccionado mexicano
Rodolfo Pizarro, seleccionado mexicano (Mexsport)

Enviada, Canadá

Hace cinco años, peregrinaba por las filiales de los equipos del futbol mexicano. Presumía en la cancha su velocidad, su capacidad para dar profundidad por la banda, pero no encantaba a nadie, y siempre se iba con la misma negativa y le cerraban la puerta. Hoy es seleccionado nacional.

Desde los doce años, Rodolfo Pizarro intentó quedarse en algún club, pero sus cualidades no eran suficientes, hasta que a los 17 años regresó a Pachuca, justo donde también lo habían rechazado.

"Nunca me pasó por la mente retirarme del futbol, bueno, quizá me pasó cuando yo me intenté quedar en un club, que no podía, siempre me decían que no en una visoria o algo así, ahí sí me pasó por la mente el decir, 'yo no sirvo para esto'. Ya probé suerte en varios equipos y no me escogen, pero no desistí, y aquí estoy", dijo Pizarro a La Afición.

"Desde chiquito, desde que tenía doce años y estaba en tercera división, siempre fui mi sueño y desde ahí yo quería ser profesional. Fui a Pachuca cuando tenía 12 años, a las Chivas y a Tecos cuando tenía 15, y me quedé hasta los 17", relató.

Sus pasos fuertes los dio con la Sub 20 de los Tuzos, de la mano de Gabriel Caballero, quien en cuanto llegó al primer equipo, le dio proyección. Así que, en el 2013, ya pisaba las canchas del máximo circuito. Primero lo hizo en la Copa MX, un torneo que le dio mucho, no solo se mostró, sino que incluso, coincidió en lacancha con su ídolo.

"Siempre admiré a Cuauhtémoc Blanco por sus personalidad, porque era un jugador que en todos los partidos se echaba el equipo al hombro, era diferente de todos los demás. En varios partidos de Copa me tocó enfrentarlo en Sinaloa".

Luego, pese a la salida de Caballero, sus cualidades salían a flote, y fue mayor la confianza que le dieron en el conjunto hidalguense. Tiene ya ocho torneos en Primera División, y en el 2014 fue convocado por primera vez al Tricolor por el ex entrenador, Miguel Herrera.

"Creo que igual pienso que me llegó rápido todo, sí sufrí como todos, el estar entrenando, el no convivir con mi familia y amigos. Cuando debutó me llevo la sorpresa porque el plantel que había en Pachuca era de jugadores muy buenos, y sobre todo con renombre".

No fue sencillo para Rodolfo el paso, pese a que se dio rápido, los primeros rechazos fueron un golpe fuerte. Además, también tuvo que distanciarse de su familia por los compromisos que tenía en el balompié.

"Creo que me aleje de mi familia, eso fue lo más difícil, el estar lejos y solo, el no contar con un amigo o alguien a quien contarle las cosas".
Pero hoy, todo eso ha valido la pena. Es titular en Pachuca, lo han considerado para la selección que participará en los Juegos Olímpicos y también para la mayor.

"Lo vivo con mucha alegría, con mucha ilusión de seguir por el camino que llevo, sé que voy por buen camino, sé que me falta mucho y tengo muchas metas por lograr, pero todo esto lo veo con mucha felicidad".

QUE DECIDAN LOS TÉCNICOS

Ha sido contemplado para la selección Sub 23 y ahora para la mayor. El primer combinado participará en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, y el segundo en la Copa América. Rodolfo Pizarro no tiene elección por alguno de los dos, prefiere esperar a que tanto Raúl Gutiérrez como Juan Carlos Osorio determinen dicha situación.

"Al final eso lo eligen los directores técnicos, eso lo van a decidir. Yo estoy tranquilo, yo en mi carrera quiero jugar muchas Copas América, y los juegos Olímpicos que esté, y espero me toquen mucho".

Se ha dicho que equipos de Europa se han interesado, pero él mantiene los pies sobre la tierra y prefiere esperar a tener algo firme.