La Volpe, del escándalo de la podóloga a técnico nacional

El andar del estratega argentino no ha sido el más sólido en los últimos años; a pesar de casi ver liquidada su carrera en su paso por Guadalajara, hoy se le presenta una nueva oportunidad.

CIUDAD DE MÉXICO

Dinámico, ofensivo y con buen trato de balón, así se recuerda al Tri de Ricardo Antonio La Volpe durante el Mundial de Alemania 2006, competencia en la que el combinado tricolor cayó a manos de Argentina gracias a un golazo de Maxi Rodríguez en tiempo extra. La derrota y por consecuencia, el no llegar al anhelado quinto partido en un Mundial, le costaron al timonel argentino el puesto; a partir de ese momento su carrera se vino a la baja.

Luego del revés al frente de selección nacional, La Volpe ha tenido un andar turbio, y entre fracasos futbolísticos y polémicas extra cancha los éxitos se le han negado, a pesar de esa situación, Ricardo Antonio está a un paso de asumir de nueva cuenta el cargo como estratega tricolor.

REPATRIADO SIN ÉXITO

A pesar de negarse en un principio, el siguiente paso para La Volpe luego de ser cesado de la selección de México fue emigrar a su natal Argentina, donde relevó a Alfio Basile en el banquillo de Boca Juniors. A su llegada, el conjunto 'xeneize' se encontraba como líder de la competencia y no daba señales de perder el campeonato; sin embargó los malos resultados provocaron que Estudiantes La Plata los empatara en puntos y por lo tanto se jugará un partido para definir al campeón, los de Ricardo perdieron y él renunció al cargo.

Su siguiente parada fue Vélez Sarsfield, equipo en el que tampoco logró establecerse por mucho tiempo, luego de dirigir solo un torneo –Apertura 2007- el equipo finalizó en décimo de la tabla general, Ricardo dejó el puesto.

REGRESO A 'CASA'

El paso por Argentina dejó claro que el éxito de La Volpe estaba en México, por lo que para el Clausura 2008 regresó al país para dirigir a los Rayados de Monterrey. Su estancia en la 'Sultana del Norte' también fue fugaz; a pesar de calificar a la Liguilla y llegar hasta semifinales en su primer torneo, para el siguiente el equipo concluyó en la décimoquinta posición; por común acuerdo, La Volpe se quedó sin equipo de nueva cuenta.

A pesar de lo anterior, Atlas se hizo de sus servicios pero nuevamente no logró el éxito; con los tapatíos sumó el cuarto equipo en el que no logró establecerse por más de un año. De 32 partidos dirigidos, consiguió solo 10 victorias, por lo que fue cesado del cargo.

DE COSTA RICA A LOS PROBLEMAS DE SALUD

Luego del fracaso en el balompié mexicano, Ricardo Antonio fue nombrado técnico de la selección de Costa Rica, pero su andar con los ticos estuvo muy lejos de lo que se esperaba. El estratega vivió una derrota en la final de la Copa Centroamericana, cayó en cuartos de final de la Copa Oro y no pasó de la fase de grupos en la Copa América.

Renunció a su cargo argumentando que "se ha complicado el entendimiento del trabajo con los jugadores locales. Una selección necesita trabajo, más cuando no tiene grandes figuras, hoy Costa Rica tiene que ponerse a pensar por qué no tiene figuras".

Dejar Costa Rica le abrió las puertas nuevamente en Argentina, La Volpe llego a Banfield, donde su único logro fue terminar el torneo en la última posición de la tabla; durante su estancia se especuló que no había buena relación con los jugadores y por ende los malos resultados, a su salida el estratega prácticamente lo confirmó al declarar que: "cuando me llamaron los dirigentes hubiese sido mejor ver el equipo, pero como era Banfield pensé que iba a tener el aval de los primeros cinco partidos del campeonato que viene, pero no. Mi error fue haber asumido en Banfield".

Entonces una nueva oportunidad lo regresó a México. Atlante, equipo al que hizo campeón en 1993, apostó por él en el inicio del Apertura 2012, cuando el conjunto comenzaba a ocupar los lugares más bajos de la tabla porcentual. La estrategia de Ricardo una vez más fue fallida; en su primer torneo consiguió 5 victorias y un empate, pero fue el inicio del Clausura 2013 cuando se encontró con sus peores números. En cuatro jornadas disputadas de aquel torneo, el argentino sumaba sólo tres puntos y cuando era más que inminente su posible cese, una dolencia física lo aquejó y tuvo que abandonar a los Potros, ya que requería una cirugia por problemas en la orta abdominal.

EL ESCÁNDALO DE LA PODÓLOGA

Los problemas de salud y malos resultados parecían el fin de la carrera de Ricardo Antonio La Volpe; sin embargo, el 1 de abril de 2014 el futbol le regalaría una de las más grandes oportunidades: dirigir a Guadalajara.

Pero el sueño duró poco y en esta ocasión nada tuvo que ver el futbol desempeñado por el Rebaño; 29 días después de su presentación, Jorge Vergara salía a conferencia de prensa para anunciar el cese del timonel argentino, los motivos: "conducta inapropiada".

Horas más tarde se dio a conocer que Belén Coronado, podóloga de Chivas, había interpuesto una demanda en contra de Ricardo Antonio por acoso sexual, en la que argumentaba que después de un entrenamiento, el estratega había entrado a su consultorio en toalla a hacerle propuestas, incluso aseguró haber sido agredida físicamente.

La Volpe negó los hechos y aseguró que sí había visitado a la podóloga, pero sólo para exigirle que no diera masajes con árnica a sus jugadores.

El alegato legal fue creciendo y aún no hay una resolución, pero en apariencia el estratega tiene varios puntos a su favor. El más importante posiblemente es la prueba del polígrafo, la cual pasó sin problema alguno, pese a que en un principio se negaba a realizarla; contrario a Belén, quien por cuenta propia se la practicó pero al no haberla realizado en una institución oficial no tuvo validez.

"Me siento enojado, fastidioso, pensando '¡pero qué estoy haciendo acá'.", declaraba La Volpe luego de realizarse la prueba, y en respuesta al trato recibido entabló una demanda contractual contra del club, en la que alegaba que no había sido despedido en los térmicos adecuados.

El proceso legal continuó en ambas instancias, pero fue finalmente a principios de este año cuando el argentino de 63 años desistió y retiró la acusación contra Chivas, por lo que el equipo lo liberó oficialmente para que pudiera seguir ejerciendo en otra institución. "Yo desistí en la demanda, el lunes hablé a la Federación y me dijeron que Chivas les envió una carta en la que me liberan, por lo que ya puedo trabajar en lo que a mí me gusta, que es dirigir en el futbol mexicano", señalaba en su momento, aunque el proceso con la podóloga aún continúa, La Volpe podía volver a dirigir.

EL ÚLTIMO PASO ANTES DEL TRI

Para los inicios del actual torneo, el nombre de Ricardo aparecía en la baraja de varios equipos, pero fue Chiapas la institución que le reabrió las puertas del futbol cuando más parecía que su carrera estaba 'en las últimas'.

Ahora, tras la salida de Miguel Herrera del Tri, La Volpe está a un paso de volver al banquillo nacional. Confirmó su interés al asegurar que "para un profesional, la Selección es lo máximo, si me llaman me sentaría a conversar con los dirigentes, poner un plan de trabajo, en una conversación, sin duda, que no tendría problema en hablarlo".

La Volpe está listo para volver y asegura que ha madurado en algunos aspectos, su regreso a la selección podría traer consigo al México que dominaba el área y que lo hacía jugando bien.