Rafael Márquez sufrió el mismo atropello que Damm

El capitán de la selección nacional tampoco recibió un solo peso correspondiente su transferencia del Atlas al Mónaco.  


Rafael Márquez
Rafael Márquez (Nacho Reyes)

Guadalajara

Era el verano de 1999. Una oferta cercana a los 5 millones de dólares marcó su partida al futbol europeo, pero Rafa Márquez nunca imaginó que para cumplir el sueño de llegar al Mónaco, tendría que sacrificar gran parte del porcentaje que le correspondía por su venta, como lo marcan los reglamentos de FIFA.

Por esta razón, al capitán de la Selección Mexicana no le sorprende que este tipo de actos se sigan presentando en el futbol mexicano. Ahora, la nueva víctima es el veracruzano Jürgen Damm, quien pide a Pachuca lo correspondiente a su transferencia a Tigres.

Al ver este tipo de atropellos contra los jugadores, Márquez Álvarez no descarta en un futuro encabezar un sindicato de futbolistas.

“Sí me gustaría (crear un sindicato de jugadores), en ese sentido me gustaría ayudar, es mi rubro y conozco bien lo que es el futbol y las reglas. A todos nos ha pasado con Atlas, yo ganaba muy poco, me fui a Mónaco y fue diferente, pero en la transferencia pasó, si yo no aceptaba lo que ellos me proponían desafortunadamente a lo mejor me hubiera quedado sin ir al Mónaco en ese entonces, pero más por mi sueño que por el dinero intenté aceptarlo, y me imagino que como mi caso hay miles. Lamentablemente el futbol mexicano tiene esas manchas que no dejan que el jugador sea más profesional o que crezca o madure en ese sentido”, señaló.