De hermano a entrenador; el sueño de un Sub 17

Jesús Calderón, lateral derecho de la escuadra que comanda el Potro Gutiérrez, anhela convertirse en entrenador profesional, y un día, convocar a Emiliano, su hermano de 4 años.

Ciudad de México

Entre Jesús y Emiliano no hay distancias, aún y cuando el primero tiene 17 años y el segundo cuatro, y a pesar de que el adolescente esta en Emiratos Árabes y el niño en la colonia Jardines de Morelos en Ecatepec, Estado de México.

Son hermanos, y el día no pasa sin que ellos hablen por teléfono; llamadas desde las cortas de no más de un minuto, hasta aquellas que intrigan a su propia familia: ¿de qué tanto platican estos dos hermanos en llamadas de hasta 15 minutos?

Guadalupe Calderón es la orgullosa mamá de Jesús, el chico que porta la playera número dos de la Selección Mexicana Sub 17, y que defiende el lado derecho de la cancha. Se dice sorprendida de la estrecha relación entre sus dos hijos varones.

“Cuando vemos en la tele los partidos, Emiliano se emociona mucho, le grita muchas porras a su hermano, lo quiere mucho, y cuando lo ve (en la tele) me dice ‘mamá, yo quiero ser como mi hermano, y cantar el himno como él”, comparte Guadalupe en entrevista con MILENIO Digital.

Guadalupe, Ana Laura, Liz y Emiliano le enviaron una foto a Chucho, en donde las tres posan con la playera numeral dos del Tri, y el pequeño sostiene una cartulina con el nombre de su hermano. Es la foto que Jesús puso en su portada de Facebook, y, es Emiliano, el pequeño gran motor de uno de sus proyectos como profesional del balompié.


Guadalupe trata de descifrar las conversaciones de sus hijos; sentada junto a Emiliano escucha fragmentos de la plática. El niño se ríe, y le pide a su hermano mayor que le describa como son los lugares que visita, luego le cuestiona ‘¿cuándo me vas a llevar?’.

Termina la llamada y Emiliano le dice a su mamá “quiero ir a un partido de mi hermano”. El niño es muy pequeño y por eso el orgullo y admiración que siente por su hermano no le cabe, se desborda e insiste que quiere ser como él.

Ana Laura y Liz, las hermanas mayores de Jesús también se sienten orgullosas de su hermano, pero su expresión es diferente, porque ahora, desde que Chucho es seleccionado no falta quienes les digan ‘cuñadas’.

“Se enojan mucho”, platica Guadalupe, “a mí me dicen suegra, pero ellas se ponen celosas”.

Guadalupe, Ana Laura, Liz y Emiliano le enviaron una foto a Chucho, en donde las tres posan con la playera numeral dos del Tri, y el pequeño sostiene una cartulina con el nombre de su hermano. Es la foto que Jesús puso en su portada de Facebook, y, es Emiliano, el pequeño gran motor de uno de sus proyectos como profesional del balompié.