Piojo: Un despido ganado a pulso

Una encuesta demostró que la mayoría de los mexicanos ya no confiaban en el estratega 

Miguel Herrera, técnico mexicano
Miguel Herrera, técnico mexicano (AP)

CIUDAD DE MÉXICO

México llegó a la final de la Copa Oro 2015 con un camino polémico, bajo la sombra de la ayuda arbitral y las duras críticas en redes sociales y medios de comunicación al entrenador de la selección mexicana.

Finalmente logró conquistar el titulo con un marcador de 3-1 ante Jamaica en el juego final lo que le servirá para disputar en octubre el boleto a la Confederaciones 2017 ante Estados Unidos.

En otras palabras, con problemas pero se logró el objetivo (después del fracaso en la Copa América).

Un día después Miguel Herrera golpeó a Chistian Martinoli y este martes fue retirado de su cargo.

A continuación las gráficas de Consulta Mitofsky que demuestran que la popularidad del Piojo había caído.

Hay una distancia del cielo al infierno en la forma en que los aficionados vieron a la selección mexicana, mientras en el mundial 88% consideran que jugó bien, hoy ese porcentaje al finalizar la Copa Oro apenas es de 10%, dejando en 90% a los que evalúan como malo su juego.



El promedio de calificación del desempeño de los seleccionados nacionales en una escala de 0 a 10 es de 4.6, siendo la calificación más frecuente el"5".


Terminando el mundial de futbol, el entrenador de la selección mexicana, Miguel "Piojo" Herrera era conocido por 6 de cada 10 mexicanos, y de ellos solo 5% tenían una mala opinión de él y se evaluaba en promedio con 7.8. Un año después, cuando hubo juegos de preparación, Copa América y Copa Oro, su conocimiento se incrementó a 78% pero de ellos predominaron las opiniones negativas que llegaron a 35%.


En 2014 solo 1 de cada 10 aficionados le daban una calificación reprobatoria (de 0 a 10) un año después 81% de los encuestadoslo ubican en esa categoría de reprobado.


Después del mundial, 68% opinó que el entrenador de la selección debería ser ratificado, una opinión apabullante sobre cualquier otra opción; pero después de las copas América y Oro ese porcentaje baja a 16%, muy por abajo del 50% que dice que debe buscarse otro técnico dentro del fútbol mexicano y 34% que debe buscarse uno fuera de nuestro futbol.