México inicia de inmejorable manera en Mundial Sub 17

El combinado mexicano comenzó su actividad en el Mundial Sub 17 con una valiosa victoria sobre su similar de Argentina; el Tri venció por 2-0 a los sudamericanos, con goles de Kevin Magaña y Francisco Venegas

Venegas celebra con sus conpañeros
Venegas celebra con sus conpañeros (Mexsport)

SANTIAGO, Chile

El camino comenzó con un sinodal complicado de frente. La Sub 17 nacional se midió ante Argentina en su primer duelo de Chile 2015 y lo hizo sin temor y con argumentos de por medio, pensando en ganar, proponiendo el partido, con ímpetu, ganas y corazón sobre la cancha del estadio Nelson Oyarzún. Los jóvenes dirigidos por Mario Arteaga asumieron como adultos, responsabilidades mayores.

Apenas habían transcurrido 10 minutos, cuando los mexicanos que se dieron cita en la tribuna y los que estaban en el terreno de juego, disfrutaron de la inauguración del marcador. Kevin Magaña, mediocampista ofensivo, tomó un balón en los linderos del área enemiga, lo condujo por unos segundos, recortando a su más próximo rival y disparo potente para vencer al cancerbero pampero. 1-0.

Después del tanto, Argentina incrementó su vocación por ir a frente, por conseguir la diana que les diera el empate; los nacionales supieron aguantar, sufrir y sobreponerse a los embates enemigos. El mediocampo mexicano lució fuerte, sobre todo en la recuperación de la pelota, con Pablo César López, el número '8', cortando ataques sudamericanos y tratando de brindar salida desde su posición.

Duelo de ida y vuelta, de desgaste constante para ambas escuadras, ese era el guión del compromiso. Las bandas fungieron como el enlace para que el aparato ofensivo del Tri tuviera oportunidades frente al arco de Peano. El duelo se volvió ríspido, fuerte y las entradas se convirtieron en la constante; con esta tónica llegó el medio tiempo.

La táctica de Arteaga: contragolpe y repliegue, se mantuvo en el inicio de la segunda mitad. Destacaba el juego de Kevin Magaña, autor del primer gol, que no solo creaba profundidad con su técnica, también, conseguía amplitud al campo con trazos precios y cambios de juego; a velocidad y de cara al arco, pocos podían contener a este volante de Chivas.

Con el complemento cerca del cierre, Argentina renunció al ataque, se conformó un poco y le brindó la iniciativa a un contrincante que no tuvo temor y mostró esbozos de un funcionamiento que ilusiona a todo un país. La camada que comanda Arteaga desde el banquillo dejó en claro que tiene individualidades que podrán marcar diferencia si salen inspirados.

Abraham Romero, el arquero tricolor, también mostró su nivel. El cancerbero que milita en el LA Galaxy exhibió parte de sus recursos bajo los tres postes, salvando al equipo mexicano más de una ocasión. La zaga, liderada por Joaquín Esquivel, e capitán mantuvo a raya a ofensivos argentinos.

Temple y carácter significó el cierre del partido y la consecución del resultado para México. Los chicos sobre el césped hicieron gala de valores entendidos y bien aprendidos en su preparación previa. Al 76', Francisco Venegas, formado en las fuerzas básicas Pachuca, tomó el balón con decisión, lo colocó en el manchón penal y tiró con fuerza. Era el 2-0 definitivo, el consumar un resultado anhelado.

Australia será el siguiente sinodal, la segunda prueba para México. Con el ánimo a tope y la esperanza a flor de piel, estos noveles futbolistas encararán un compromiso que podrían comenzar a darle forma a sus sueños. Contra los de Oceanía tendrá que redoblar esfuerzos y también su futbol. Llegarán con el escenario a su favor. El camino al título, como lo auguraron, ha comenzado de inmejorable manera.