Las claves de la victoria del Tri

La victoria de la selección mexicana sobre el cuadro catracho pasó por un póker de puntos: la altura de los centrales, el gol del ‘Tecatito’ Corona y otros pesaron para que México ganara 50 años después en San Pedro Sula

Jürgen Damm y el Tri celebran la victoria de México ante Honduras en duelo oficial rumbo a Rusia 2018
Jürgen Damm y el Tri celebran la victoria de México en San Pedro Sula (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Para que la selección mexicana ganara un partido eliminatorio en San Pedro Sula ante Honduras, después de 50 años, Juan Carlos Osorio y el Tri tuvieron que aplicar cuatro ejes para que ésta se pudiera dar. No solo pasó por una brillante jugada de Jesús Manuel Corona, también el cuadro azteca tuvo que aplicarse en otros aspectos.

1. La altura de los centrales. El cuadro mexicano saltó con una inédita línea de cinco defensores: Diego Reyes, Hugo Ayala, Héctor Moreno, Oswaldo Alanís y Miguel Layún. A excepción del jugador del Porto, todos los zagueros superaban el 1.80 metros de altura, situación que complicó a los catrachos, ya que el ataque aéreo es de sus principales armas. En pelota parada era peor para los centroamericanos, ya que México sumaba a Raúl Jiménez y Javier Hernández en el área. No había pelota que no fuera repelida por la zaga tricolor.

“Alineamos siete jugadores con buen futbol aéreo, porque sabíamos de la fortaleza de ellos”: Osorio


¿Los resultados finales? No hubo ningún remate que pusiera en aprietos al arquero Alfredo Talavera. El mismo Osorio resaltó esta situación: “Tuvimos en consideración la pelota detenida. Alineamos siete jugadores con buen futbol aéreo, incluido Alfredo Talavera, porque sabíamos de la fortaleza de ellos”.

2. El golazo del ‘Tecatito’. El partido fue uno totalmente diferente con el tanto de Corona. La diana cambió las prioridades de ambos conjuntos: permitió que el cuadro de Jorge Luis Pinto dejara espacios, ya que debían de buscar el tanto del empate; Juan Carlos Osorio, por su parte, cambió su esquema táctico y comenzó a agredir por los costados a sus rivales. La calidad del tanto rompió la tónica del encuentro y también enmudeció al Estadio Olímpico Metropolitano.

El Dato: La victoria de México en Honduras, significó el primer éxito del Tri como visitante en eliminatoria, desde la victoria (0-1) en Jamaica en junio del 2013


3. Los cambios de Osorio. Sustitución que hizo el colombiano, sustitución que le funcionó. Primero, el estratega cafetalero sacó a Javier Aquino por el citado Jesús Corona, hombre que marcó el primer gol;  luego, ingresó a Jürgen Damm por Javier Hernández para que el elemento de Tigres marcara la segunda anotación; por último, mandó a la cancha a José Juan Vázquez en el lugar de , para que el ‘Gallito’ recuperara la posesión de la pelota en el último tramo del juego. Así se aseguró México los tres puntos.

4. Los diferentes esquemas. El entrenador del Tri comenzó con un 5-3-2, cauto, ordenado y que priorizó detener los ataques de los hondureños y que mantuvo hasta el 0-1; después del primer festejo, se cambió a 4-3-3, parado táctico con el que dejó a Raúl Jiménez como eje de ataque, como extremo por izquierda al citado Corona y por derecha a Damm. Con este dibujo, cayó el 0-2. Por último y, ya con el juego sentenciado, el entrenador colombiano mutó a 4-4-2 con el que prescindió de un ‘9’ nominal. Sacó al atacante del Benfica y dejó a sus extremos con la responsabilidad de llevar la ofensiva; en el medio campo, ganó con el ingreso del ‘Gallito’ Vázquez para arrancarle la posesión de la pelota al cuadro hondureño y desesperarlos con toques de pelota. Con esto, los aztecas terminaron con ‘la de gajos’ en los pies y sin tener sobresaltos.