México estará bajo la lupa

Para la GLAAD, una de las organizaciones LGBT más influyentes en los medios estadunidenses, el cántico ¡Eeehhh Putooo! de la porra mexicana es inaceptable

Ciudad de México

A dos días de que se celebre el partido México-Uruguay en la Copa América Centenario, el domingo, Mónica Trasandes, directora de medios en español de la Alianza Gay y Lésbica contra la difamación, con sedes en Nueva York y Los Ángeles, avisa que la GLAAD seguirá puntual del comportamiento de los aficionados mexicanos.

¿Cuál es la postura de GLAAD frente al ya famoso grito de la afición mexicana en los estadios?

"Le escribimos a Sepp Blatter antes de que comenzara la Copa del Mundo de Brasil diciéndole que por favor hiciera algo para educar a los fanáticos de todas las selecciones, ya sé que es popular en México, pero también se ha escuchado desafortunadamente en otros lugares, incluso en Uruguay y también fanáticos de otros países usan la palabra; le pedimos que se hiciera algo muy específico para ayudar a que los fanáticos supieran que esto no es aceptable, pero vimos lo que pasó. También nos reunimos con la organización FARE, de la cual publicaste una nota al respecto, y escribimos una nota junto a 25 organizaciones, no todas LGBT, diciéndole que ya tenían que hacer algo porque estábamos escuchando esa porra despectiva".

¿Qué va a pasar en la Copa América Centenario?

"Como sabes le escribimos a FIFA, US Soccer y Univisión, que han sido fantásticos en su apoyo para que no es escuche esa palabra en millones de usuarios; también vamos a contactar a Fox, que la va a transmitir en Estados Unidos, porque nuestra intención es prevenir, no queremos que nadie tenga ni multas ni problemas, pero tampoco queremos escuchar esa porra en ningún lado, incluso en la Copa América. No sé qué va a pasar; vamos a esperar al domingo, cuando juegan México-Uruguay".

Los aficionados mexicanos, incluso directivos mexicanos, afirman que no es despectiva esta porra.

"La porra no es solo ofensiva, sino hasta dolorosa, porque mucha gente me ha dicho que su intención no es homofóbica, y les contesto que la intención no tiene nada qué ver aquí, la palabra tiene su historia y muy cruel, porque hay miles de jóvenes que en Latinoamérica han escuchado esa palabra toda su vida y les ha marcado, arruinando en algunos casos, esa etapa de su vida, porque sí es ofensivo; se usa en vez de la palabra maricón. Trato de explicar que aunque tu intención como fanático no sea homofóbica, la palabra tiene su propia historia y su propio poder, muy fuerte y muy feo, y lo que nosotros queremos es que la gente entienda y que escoja otra palabra u otra manera de expresarse".

Hay quienes dicen usan la palabra en un sentido lúdico, de diversión en el contexto de una porra.

"Entendemos que las porras deben ser divertidas, pero si eres gay o tienes a alguien que quieres y es gay, es horrible estar en el estadio y escuchar esa palabra; te rompe y te arruina toda la experiencia. La gente nos dice, ¿por qué son tan sensibles? Y contesto: si fueras una persona gay o la gente piensa que lo eres por ser poco varonil, y has escuchado esa palabra toda tu vida, si te han lanzado una piedra por eso, si te han maltratado todos los días, entenderías el poder de esa palabra. Es como usar una palabra antimexicana y me dices que no tienes la intención de lastimar... no importa, esa palabra en sí misma tiene un sentido y su intención, que no tiene qué ver con la persona que la está usando. Ha sido difícil explicarlo".

En el contexto de la porra se usa para incomodar al portero cuando despeja la pelota.

"Esa palabra se usa para humillar al portero por la razón de que es ofensiva; la idea es cuestionar su masculinidad. Queremos que la gente entienda que cuando eres alguien diferente en la sociedad tu experiencia con esa palabra es fuerte y muchas veces violenta; esa palabra es la última que mucha gente escucha antes de que alguien la lastime o le dé un balazo; las usan las personas violentas".

Trasandes concluye: "El futbol se está popularizando en los Estados Unidos y lo último que yo quiero ver, como una mujer latina, es que cuando yo vaya a ver un partido mi sobrino o los demás jovencitos empiecen a escuchar esa palabra en estadios de todo el mundo y que ellos crean que es aceptable usar esa palabra".