Las dudas de Miguel Herrera

A poco menos de cien días para el Mundial, para el técnico de la selección el aporte de los mexicanos en Europa le dejó "dudas buenas"

Miguel Herrera, técnico del Tri
Miguel Herrera, técnico del Tri (Mexsport)

Atlanta, Georgia

Palabras positivas, buena impresión y grato sabor, el saldo de Miguel Herrera tras el partido contra Nigeria en el Georgia Dome, un cero a cero, al fin y al cabo.

Sin embargo, y a poco menos de cien días para el debut contra Camerún, el trabajo parece cuesta arriba.

"Fue un muy buen partido, fue buen sinodal, tuvimos oportunidades y ellos también; tuvimos un solo día de trabajo donde difícilmente se puede lograr lo que estamos pretendiendo", dijo el 'Piojo'.

"Falta mucho para decir quiénes son los veintitrés (jugadores que irán a Brasil), vi un equipo muy bueno, muy entregado. Los jugadores de México lo han hecho bastante bien, estoy seguro que si el equipo juega de esta forma, con mucho más trabajo, vamos a pasar", abundó el seleccionador Tricolor, quien ya no tendrá oportunidad de ver juntos a los nacionales que militan en Europa.

"El siguiente juego tendremos que hacerlo con pura gente de la liga local pero, como siempre, esperemos hacer buen juego y ganar, lo importante es ganar en confianza para llegar bien al Mundial".

En casos particulares, 'Piojo' se llevó buenas sensaciones de Andrés Guardado y Héctor Herrera:

"Guardado me dejó sorprendido, hace rato que no lo veía con esa actitud, determinación; el buen futbol que mostró, se sintió confiado, suelto, lo hizo muy bien. Héctor Herrera también, pisa las áreas con mucha facilidad, con muy buen físico para chocar y competir con el que sea"; incluso, Miguel destacó la labor de Guillermo Ochoa, aunque los titubeos de quiénes irán para defender la meta son un tema casi finiquitado para el estratega. "Me criticarán por el que se quede, sé que la portería está bien cubierta".

Al final, el balance de Herrera es de "dudas buenas. El juego de hoy me dejó grato sabor de boca"; sin embargo, al final, "vamos a ir descartando gente", y seguramente el grato sabor de boca se diluirá para la dirección técnica mexicana.