Leo Cuéllar, un proceso estancado

La eliminación de la selección mexicana femenil del Preolímpico rumbo a Río 2016, vuelve a poner contra las cuerdas al entrenador del equipo Leonardo Cuéllar

Leonardo Cuellar, técnico de la Selección Nacional Femenil
Leonardo Cuellar, técnico de la Selección Nacional Femenil (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

17 años al frente de un proyecto deberían justificarse en una evolución, sin embargo el proceso de Leonardo Cuéllar al frente del futbol femenil se encuentra estancado.

Cuéllar consumó esta tarde un nuevo fracaso en su historial como técnico de selecciones femeniles, donde su mayor logro se limita a dos medallas de plata en juegos Panamericanos y una más de oro en Centroamericanos; el Tri no asistirá a los Juegos Olímpicos de Río 2016 tras haber quedado eliminado del Preolímpico en primera ronda a manos de Costa Rica. 

En los mundiales de todas las categorías Sub 17, Sub 20 y mayor, México no trasciende, y en el caso de la mayor, nunca ha logrado una victoria, empañando más la situación los 23 goles recibidos por únicamente cuatro anotados.

Sumado a esto, existen versiones que señalan un 'secuestro' del futbol femenil por parte del estratega, en el que coloca como su cuerpo técnico a gente de su familia, convoca a jugadoras 'recomendadas' e, incluso, se pide dinero para poder trascender en la selección.

El caso más reciente es el de la delantera Charlyn Corral, quien marcha como máxima goleadora del Levante en el futbol español, y que fue excluida del equipo que recientemente fracasó ante Costa Rica, situación que derivó en su renuncia al Tri.

Anjuli Ladrón de Guevara, portera que quedó fuera de la convocatoria para el Mundial de Canadá, aseguró que "no creo que sea justa la manera en la que nos tratan", luego de que según sus declaraciones, Leonardo Cuéllar la excluyó por llevar a gente de su confianza.

Si bien se han dado pasos importantes mercadológicamente como la creación de un uniforme propio para el tri femenil o la inclusión de la selección en el videojuego oficial de FIFA, futbolísticamente no hay señal de crecimiento.

El panorama en el futbol femenil mexicano es muy complicado y si se busca crecer lo primordial sería la inyección de capital, situación que desafortunadamente, solo se logrará cuando exista un verdadero apoyo por parte de la Federación.