Se va el hombre “que no sabe de futbol”

Justino Compeán anunció su salida de la presidencia de la Federación Mexicana de Futbol, un cargo que ocupo desde 2006 y donde dejó muchos éxitos y fracasos 

Justino Compeán, ex presidente de la Federación Mexicana de Futbol
Justino Compeán, ex presidente de la Federación Mexicana de Futbol (Mexsport)

Ciudad de México

"También sé mis limitaciones, ni pienso saber mucho de futbol, no tengo para qué, ni por qué cuando hay gente muy capacitada que precisamente hace el complemento en una administración": Justino Compeán tras el fracaso del Tri en la Copa del Mundo de 2010.

Justino Compeán Palacios ha sido un personaje polémico a lo largo de su administración como presidente de la Federación Mexicana de Futbol, y aunque abiertamente reconoce que el balompié no es uno de sus puntos fuertes, ha estado ligado al mismo casi toda su vida.

Desde que trabajara con el Necaxa, y siendo partícipe del proyecto que llevó a los 'Rayos' al estado de Aguascalientes, Compeán llega a la presidencia de la FMF en 2006 tras la eliminación de México en octavos de final del certamen; un reto que en su administración, el directivo nunca pudo superar.

Desde ahí, sus triunfos y derrotas al frente de la organización se han contado por montones, especialmente las derrotas, que a pesar de ser en menor cantidad, la afición juzga con más ímpetu.

PARTIDOS MOLEROS

Cada ciclo mundialista, la selección mexicana realiza un importante número de partidos amistosos en suelo estadunidense, partidos que generan polémica tanto en los seguidores del equipo como en los propios clubes que en ocasiones se niegan a prestar a sus jugadores debido a que éstos suelen presentar lesiones o sobrecargas de trabajo que afectan a sus equipos en el torneo local.

Además, se reniega que se pondere la exorbitante cantidad de dinero que el Federación se embolsa con cada año de juegos disputados en Estados Unidos a lo deportivo. Según datos de la revista FORBES, las arcas federativas reciben alrededor de 250 millones de dólares por este concepto.

NUNCA LLEGÓ EL QUINTO

Dos oportunidades tuvieron Justino y su diligencia para lograr que el Tri jugara el ansiado quinto partido en una Copa del Mundo organizada fuera de casa.
Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, las justas que México disputó con Compeán en la presidencia de la Federación, los resultados son bien conocidos por todos: Una humillante derrota ante Argentina en 2010 y la dolorosa eliminación a manos de Holanda en la pasada fiesta balompédica.

TURBULENTAS CLASIFICACIONES MUNDIALISTAS

Al Mundial de Alemania 2006, la selección mexicana, bajo la presidencia de Alberto de la Torre, logró su boleto sin ningún tipo de inconveniente, incluso fue cabeza de serie en el sorteo de dicha competencia.

Con Justino en el poder, esto no sucedió ni por error, de hecho en ambas clasificaciones donde él estuvo presente, el combinado azteca puso en entredicho su participación en el certamen; Compeán no desistió y permaneció al frente del proyecto a pesar de las críticas recibidas.

CONTINUIDAD CERO

El primer eslabón en caer cuando la selección presenta un estado de crisis es el director técnico, y para el hoy ex presidente del Tri esta fue una cuestión repetitiva durante su gestión.

Tan solo para el ciclo mundialista de Sudáfrica 2010, tres entrenadores desfilaron por el banquillo del equipo: Hugo Sánchez, Sven-Göran Erikkson, y Javier Aguirre, siendo éste último quien finalmente dirigió al conjunto verde en la Copa Mundial.

Para Brasil 2014 se mantuvo la inercia y la poca continuidad, justificada también por los pobres resultados que los estrategas presentaban en el desempeño de la oncena nacional. Aquí, también fueron tres los directores técnicos que guiaron a México a su peor hexagonal, tras rubricar su pase en instancias de repechaje: José Manuel de la Torre, Víctor Manuel Vucetich y Miguel Herrera.

Luis Fernando Tena solo dirigió un partido en lo que determinaban al nuevo entrenador tras el despido del 'Chepo'.

SELECCIÓN FEMENIL DESAPERCIBIDA

Con Justino, la selección femenil nunca pudo realizar buenas actuaciones en los Mundiales, incluso, en 2007, el conjunto dirigido por Leonardo Cuellar ni siquiera logró el pase a la fiesta celebrada en China.

Cuatro años después, en 2011, la paupérrima actuación de las seleccionadas nacionales no les permitió avanzar de la fase de grupos.

Aquí, a diferencia del combinado masculino, la dirección técnica nunca ha sufrido modificaciones, siendo Leonardo Cuellar quien siempre lleve la estafeta en el equipo principal.

GRANDES LOGROS

Desde 2006 hasta este lunes, fecha en la que Decio de María sustituyó al ex directivo del Necaxa en la FMF, es justo señalar los logros que pusieron a México en la vitrina mundial. Logros que hicieron que otras federaciones voltearan a ver al país y le reconocerán su labor en competencias de talla mundial.

Aunque se realizó un mal papel, el Tri disputó después de ocho años una Copa Confederaciones en consecuencia a la Copa Oro obtenida en 2009; misma Copa que volvieron a ganar en el año 2011. Todo esto, ya bajo la administración de Justino Compeán.

2012 marcó un parteaguas para la selección mexicana en Juegos Olímpicos, ya que en dicha fiesta veraniega se consiguió la única medalla dorada para México en la disciplina de futbol en toda su historia.

En juegos Panamericanos, el Tri obtuvo una medalla dorada en el año 2011 bajo la dirección técnica de Luis Fernando Tena, quien a la postre también se colgaría el ya mencionado oro olímpico. En esta misma competencia (Panamericanos) México se llevó el bronce en la edición de 2007.

También, en selecciones menores, se lograron grandes hazañas, empezando por el segundo título mundial Sub-17 conquistado en 2011 así como el subcampeonato en esta misma competencia celebrado en el 2013.

Mientras el Tri Sub-17 se hacía con el cetro mundial en 2011, a la par, el combinado Sub-20 dejaba una buena impresión al llevarse el tercer lugar del Mundial de la especialidad celebrado en Colombia.

Por último, en los juegos centroamericanos del pasado 2014, El Tri no tuvo ninguna complicación para llevarse la medalla de oro en los juegos celebrados en Veracruz.