Tras campeonato del Tri Sub 17, no fue oro para todos

Muchos de los futbolistas campeones del mundo con la Sub 17 en Perú, siguen su lucha por brillar en la Primera División, uno de ellos es Juan Carlos Silva, quien juega en Guatemala

El Tri Sub 17 campeón 2005, levanta el trofeo
El Tri Sub 17 campeón 2005, levanta el trofeo (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Los aplausos, los reflectores y los cientos de halagos no fueron constantes para todos. Apenas conquistaron el primer título del mundo para México en la categoría Sub 17, y aquellos niños se proyectaron a la fama en el balompié.

Todos mostraban su sencillez y poca experiencia. Sus padres invitaban a los representantes de los medios de comunicación a las celebraciones, todo alrededor de ellos era terrenal. Pero con el paso del tiempo, se abrió una brecha entre ellos. Las conquistas individuales hicieron que elementos como Giovani dos Santos, Calos Vela, Héctor Moreno, Efraín Juárez, Patricio Araujo, Omar Esparza, Jorge Hernández, Juan Carlos Silva, Édgar Andrade o César Villaluz despegarán en sus carreras, a diferencia de otros que quedaron en el olvido. Hoy, varios de los mencionados se apagaron y otros intentan sobrevivir en el balompié.

Juan Carlos Silva fue de más a menos. Defender los colores del América no es sencillo, y él logró que le dieran partidos en Primera División. Todo iba bien, pero las cualidades no le alcanzaron para la exigencia de aquel entonces, y poco a poco se fue perdiendo. “He tenido una carrea con algunas dificultades, pero he aprendido muchas cosas.

Me siento contento porque a pesar de todo he vivido cosas importantes en mi trayectoria”, dijo en entrevista con La Afición.

Actualmente, para Silva el futbol mexicano es un bello recuerdo, pues ahora milita en el futbol de Guatemala con los Toros de Malacateco. Él, junto a su esposa, vive en la ciudad de Malacatán, pero “quiero hacer un buen torneo aquí, esperar a diciembre para ver si hay una oportunidad de regresar a México, aunque sea en el ascenso, aunque espero volver a jugar en Primera División”.

El Torito extraña su entorno, los instantes de éxito en el máximo circuito mexicano, pero trata de disfrutar lo que tiene enfrente, esa posibilidad de seguir en el deporte que tanto ama.

“Un día, un representante de Guatemala me contactó, me dijo que había una opción de jugar acá, y acepté porque en México no me arreglé con ningún equipo. En el futbol de acá hay más contacto y es un poco menos dinámico, pero gozo todo esto”.

Agregó que, “siento que me faltó continuidad, pero el futbol es de altibajos. Hay muchas cosas difíciles que me han pasado, desde lesiones hasta un descenso con Necaxa, bajar de Primera División al ascenso, pero espero pronto regresar”.

Por supuesto, a diez años de aquel título del Mundo con la Sub 17 en Perú, las escenas de momentos vibrantes le vienen a la mente.

“El tiempo pasa muy rápido, pero hay muchos recuerdos bonitos, una de las sensaciones más importantes en mi carrera es la que tuve cuando cargué el trofeo, cuando sabes que eres campeón del mundo. Otro fue el recibimiento de toda nuestra gente cuando llegamos a México. Son recuerdos que siempre estarán ahí, aunque pasen los años”.

En cuanto a partidos, “la verdad recuerdo todos, porque cada uno de ellos fue importante para lograr el campeonato, desde el primero, el que jugué contra Turquía, los cuartos de final contra Costa Rica, la goleada a Holanda, y principalmente, la Final contra Brasil”.

Esa es la historia de uno de esos elementos que probaron el éxito y que ahora sufren una falta de oportunidad en el futbol mexicano. Otro más, como Christian Flores, ya ni siquiera se encuentra en el futbol, pues prefirió ser publicista y dejar de sufrir con el balompié

 Heriberto Beltrán, en tanto, juega el Torneo de Barrios con el Deportivo Ferrocarril. Aquel futbolista que supuestamente ocupó el lugar de Javier Hernández en aquella lista del entrenador Jesús Ramírez, se quedó sin equipo de futbol profesional, según ha dicho, gracias a la constante llegada de jugadores extranjeros en su época en el Pachuca, equipo que le dio la oportunidad.

 De igual manera, Sergio Arias, Christian Sánchez, Éver Guzmán, Mario Gallegos, Alejandro Gallardo o Pedro Valverde, siguen intentando en divisiones inferiores.

El brillo de aquel mundial no fue parejo para todos.