Los inventos que mataron al Tri

La improvisación de posiciones de ciertos jugadores y la rotación cuadros iníciales cada partido terminaron por darle la razón a quien criticaba el titubeante estilo de Juan Carlos Osorio

Juan Carlos Osorio
Juan Carlos Osorio (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Juan Carlos Osorio llegó para revolucionar la ideología del futbol mexicano. Este país jamás había tenido a un estudioso del futbol táctico, mucho menos como entrenador de la selección nacional.

Conforme fue pasando el tiempo, la rotación de jugadores y formaciones se volvieron habituales en el Tri tras la llegada de Osorio. Esto terminó por llamar la atención de todos y el técnico colombiano empezó a ser cuestionado tanto para bien como para mal; sin embargo, una buena racha seguida de un record de imbatibilidad mandaron a segundo plano la experimentación táctica partido tras partido en combinado nacional.

A pesar de sacar los resultados necesarios, las actuaciones de los jugadores mexicanos en sus nuevas posiciones no eran las deseadas. A esto sumado la confusión de responsabilidades dentro de la cancha con tanto cambio de formaciones (3-5-2 y 4-3-3 en su mayoría) tuvo como conclusión una de las peores goleadas en los últimos años.

  • Raúl Jiménez - Extremo derecho


A pesar de contar con extremos por derecha naturales como lo son Javier Aquino, Jesús Corona y Jürgen Damm, antes de su lesión, Juan Carlos Osorio optó por adecuar al delantero centro más abierto por la banda derecha. Si bien Jiménez viene de un buen cierre de campaña con su club, el ex americanista no cuenta con la velocidad, regate y agilidad que un extremo necesita para cumplir con las funciones básicas de la posición.

  • Héctor Moreno - lateral por izquierda


A Osorio no le bastaron los partidos amistosos ante Paraguay y Chile para elegir entre Jorge Torres Nilo y Miguel Layún un lateral izquierdo “titular”. Así que termino a adaptando Héctor Moreno en esa posición en el debut de la Copa América ante Uruguay en donde presentó un 3-1-3-3, formación jamás utilizada en su dirigencia. Para fortuna nacional, un Uruguay sin idea no dio mayor problema a una defensa pocas veces vista en el futbol moderno.

  • Rafael Márquez y Diego Reyes - Rotación de contención


Es bien sabido que una de las posiciones más importantes para el técnico colombiano es el medio de contención. Osorio ocupa un pivote que de salida y recuperación al equipo; alto y fornido además de líder (como lo era Alexander Mejía en Atlético Nacional). El único jugador con condiciones similares en el futbol mexicano es Jesús Molina, jugador que no convenció a Osorio en el amistoso ante Chile. Esta situación lo llevó a intercalar a Rafael Márquez y Diego Reyes en esta posición durante todo el partido. Un desaparecido Edison Cavani no ocasionó un fallo en el arriesgado sistema.

  • Miguel Layún – Interior por izquierda


La excelente temporada de Layún en el Porto como lateral por izquierda lo llevó a ser uno de los mejores asistentes del continente europeo. Sin embargo, esto no fue suficiente para Juan Carlos Osorio, quien casado con la idea de utilizar laterales de perfil natural, descartó a Layún para jugar en la posición que mejor lo hace. Esto lo llevó a desempeñarse como interior por izquierda, posición de desgaste en donde no tenía la profundidad acostumbrada.

  • Héctor Herrera – Media punta

Al Guardado y Layún ocuparse de las funciones de desgaste en el mediocampo, Osorio otorgó a ‘HH’ un rol más ofensivo, colocándose a la espalda de Javier Hernández. Herrera jamás terminó por adaptarse a esta posición y pasó desapercibido durante la copa.