Lo que Osorio sí y no debe cambiar

El nuevo entrenador de la selección mexicana será presentado el miércoles con miras a la eliminatoria de Rusia 2018 

Juan Carlos Osorio
Juan Carlos Osorio (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

El nuevo técnico de la selección mexicana de futbol será presentado el miércoles y te compartimos algunas sugerencias sobre las labores que deber asumir

Lo que NO

1. Visión ofensiva de juego.

Lo mostrado la noche del sábado por la selección de Ricardo Ferretti debería servir de punto de inicio para una nueva forma de encarar todos los partidos, sean o no rivales importantes, en oficiales o amistosos; hay bases para siempre ser el equipo que proponga.

2. Ganar convenciendo.

De la mano de la mejor disposición ofensiva de juego van los resultados y que se logren de forma clara; si bien Osorio requiere de tiempo y espacio para hacerse escuchar y que su mano se vea, llegado el momento no debe dejar dudas de su calidad.

3. Una actitud ganadora.

La presión alta, la búsqueda de la pelota perdida y que el delantero se convierta en el primer defensa son propuestas que, sin importar el minuto en juego, arengan a un jugador y a un equipo a no dar por perdido un partido en desventaja, ni por ganado uno en que se esté goleando.

4. Compromiso sin excesos.

El nuevo técnico debe saber que prometer como lo hizo Miguel Herrera sólo provocó insatisfacciones acumuladas, y moderación como la ofrecida por Ricardo Ferretti le permitirá un amplio margen para el reconocimiento si, como el sábado, se ganan títulos.

5. El bajo perfil del técnico.

Nunca sabremos qué hubiera sido del Piojo Herrera de haber completado un ciclo mundialista, lo que sí sabemos es que se llenó de pantalla; ni hablar del estilo Tuca Ferretti, más comprometido con la cancha que con los patrocinios, los impuestos y los que llegan solos.

Lo que SÍ

1. Los viejos liderazgos.

El factor Rafael Márquez es determinante, más aún su aporte a la estabilidad mental de la selección que su cuota técnica, que aunque apreciable cada más limitada por los años, lo que pese a todo compensa con su timing; a Rusia llegaría con 38 años, ¿eso es bueno para el Tricolor?

2. Los rivales a modo.

Del 2011 a la fecha México ha jugado unos 44 amistosos; es decir, partidos que eliges; 61.36% han sido contra rivales americanos, 27.27 europeos, 6.18 africanos, 2.27 asiáticos y otro 2.27 oceánicos. Claro, además con Estados Unidos como sede permanente muy a modo.

3. Relación con los medios.

La última etapa del Piojo se caracterizó por la lejanía de los futbolistas con los medios; incluso, promoviendo campañas de desprestigio en redes sociales, de las que luego se retractaron, como ha sido el común; Osorio deberá encontrar una mejor forma de convivir con respeto.

4. Las razones de elección.

Tuca dio un indicio de la ruta a seguir; no basta con tener futbolistas en Ligas europeas, tienen que jugar para ser parte de una convocatoria. El colombiano Osorio deberá alejarse de la adoración a los 'europeos' que no juegan y, antes, sí o sí eran llamados a manera de revivirlos.

5. Los procesos truncados.

Trillado, pero real: desde tiempos de Ricardo Antonio La Volpe el futbol mexicano no sabe de un proceso mundialista completo con un técnico; con Hugo Sánchez (en 2008) se inauguró un largo periodo de inestabilidad y soluciones cortoplacistas que han arrojado triunfos parciales.