Aguirre sigue en pie

El Vasco continúa a la espera de que se resuelva la investigación sobre el amaño del partido Zaragoza vs Levante, en el que supuestamente está involucrado; por ahora, se siente “tranquilo” con su trabajo en el Al Whada


Javier Aguirre
Javier Aguirre, director técnico del Al Whada (EFE )

Ciudad de México

El intenso calor que azota Abu Dabi no permite que Javier Aguirre realice de manera regular sus entrenamientos. Prefiere iniciarlos a las 10 de la noche y llegar a la una de la mañana a casa, una rutina distinta con el Al Whada en relación con la que ha tenido en sus otros equipos.

El Vasco se escucha relajado, sin mayor tensión, no tiene los relectores encima como en otras ocasiones, aunque sí la responsabilidad de hacer un buen papel con un equipo que le dio trabajo en medio del escándalo que desató su supuesta participación en el amaño del partido entre Levante y Zaragoza de la última jornada de la Liga 2010-2011. El conjunto maño se jugaba el descenso, pero al final ganó 2-1 y con ello, consiguió la permanencia en Primera División.

"Estoy muy tranquilo, siempre lo he estado y estoy trabajando como todos los que estuvimos ese día (en el duelo por el que lo señalan), seguimos trabajando sin ningún problema", dijo Javier Aguirre a La Afición vía telefónica.

¿Cómo va el tema legal en el amaño del partido en el que se le involucró?, se le cuestiona. De inmediato, Aguirre contesta sin tapujos: "La investigación sigue, yo junto con otras 42 personas que estuvimos ese día, los 36 jugadores, más otros seis de ambas instituciones, se levanta una investigación, yo calculo que terminará en diciembre. La juez determinará si hay elementos para juicio y si los hubiera se abriría uno, y pasaría un año o año y medio para que esto sucediera".

Aguirre es un tipo que parece fuerte, de carácter férreo, malas palabras, que no le quitan nada a su amabilidad y cortesía. Por ello, es difícil imaginar a un Vasco rendido, pero la acusación en su contra sí ha dificultado su paso en el balompié. Basta recordar que hace unos meses lo cesaron de la dirección técnica de la selección de Japón.

Aun así, insiste en que a él le resta trabajar y esperar: "Entiendo que es un proceso lento. Pueden no encontrar elementos de juicio y ahí cierran el caso. O puede devenir en un juicio y veríamos en qué terminaría. Tengo 39 años en el futbol. Cuando he cometido algún error en alguna declaración, con las autoridades, en algún partido o deportivas con los árbitros he reconocido mi error y ofrecido una disculpa, pero hoy estoy tranquilo".

En su vida personal, dice, ha encontrado el soporte necesario para seguir luchando por sus objetivos profesionales, porque en casa no deja de ser el padre, el esposo o el hijo, por más juicios que se le hagan en el terreno de juego.

"Silvia (su esposa) y mis hijos me conocen. Saben que no hay problema y entendemos que mi trabajo desde hace muchos años está expuesto a la crítica, conviven con ello, saben que las fortunas, las derrotas, todo hacen que cambie el panorama".

Tras una breve pausa, Aguirre mencionó que, pese a todo lo que ha sucedido, "el hermano, el padre o el hijo sigue siendo el mismo y en ese sentido estamos muy unidos y muy tranquilos. Con ellos no ha habido ningún cambio sustantivo".

El tono grave de la voz del 'Vasco' pierde impacto por el cansancio. Recién llega de la práctica, el equipo viaja para su primer partido de la Liga, y un compromiso inicia de nuevo. La ilusión de ganar títulos nunca se pierde en el futbol, estés en donde estés, y eso lo tiene claro el timonel mexicano, quien hoy imparte sus enseñanzas en Emiratos Árabes.

"Arrancamos la Liga buscando un boleto para la Champions de Asia, que se consigue siendo primero, segundo o tercero de Liga, o bien siendo campeón de la Copa, estoy contento, muy emocionado. Tengo un equipo joven, fue cuarto el año pasado, queremos mejorar, estoy contento, empieza la Liga, hace mucho calor, pero entrenamos tarde, casi al pie de la noche".

EL TEMA SELECCIÓN

A Javier Aguirre se le ha preguntado muchas veces si le gustaría dirigir de nueva cuenta a la selección mexicana. Él no cierra la puerta, pero en sus planes inmediatos está lejos este tema. Eso sí, a distancia observa, no pierde detalles de todo lo que hay alrededor del Tricolor, sobre todo, ahora que tanta información ha generado, tras la destitución de Miguel Herrera, a quien muchas veces el mismo Javier defendió.

El Vasco tiene claro que todo aquel que ha llegado en los últimos años al timón de la selección no ha salido de la mejor forma. Ha habido errores en los dos procesos pasados.

No ha llegado el entrenador que inicia el proceso, al que se designa por estar en buen momento y no porque pueda ofrecer un proyecto a largo plazo. Ante los tropiezos, México ha estado a punto de perder el boleto al Mundial. Le pasó antes del 2010 y del 2014, y eso es algo que no tendría que ocurrir de nueva cuenta, según Javier Aguirre, quien precisamente fue el director técnico que rescató el proyecto previo al certamen en Sudáfrica, ya en una segunda etapa como entrenador nacional.

-¿Qué error no se puede volver a cometer en un proceso de selección?

"Los técnicos siempre dependemos en mayor medida de los resultados, en cualquier parte del Mundo. Al técnico de la selección se le añade una situación especial, se le pide un comportamiento ejemplar, porque se entiende que representa a una institución, a todo el futbol mexicano, y por lo tanto requiere de una preparación especial, de un conocimiento especial, de un equilibrio emocional que no es fácil de mantener, porque la presión es mucha, y no solo de resultados, esos te los exigen en todos lados, pero además de los resultados una conducta ejemplar fuera del terreno de juego, tener mucho cuidado con las expresiones, en tu vida privada con esta exposición mediática en redes sociales, sí se requiere de buena conducta de casi 24 horas".

Lo primero que se debe hacer en esta nueva etapa, en la que se está a punto de designar un entrenador para el Tricolor, "es establecer las bases del marco de acción del técnico nacional, tener que priorizar y definir bien qué es lo que se quiere de un técnico dentro y fuera del terreno de juego, y una vez que las reglas estén bien señaladas, establecer cuál es el perfil idóneo para ello.

La selección no es nada fácil, y él lo vivió. Aunque, "cuando estuve trabajé muy contento, muy arropado por Justino y Decio, gente que me cuidó mucho. Ahora, estamos a la mitad del camino y tenemos urgencia de un técnico porque viene el partido para la Copa Confederaciones. Se están dando pasos firmes, serios. El técnico nacional debe ser alguien que conozca bien sus obligaciones y sus derechos".

Javier ha mencionado que le parecen buenos candidatos Ricardo Ferretti y Ricardo La Volpe, así como también Enrique Meza y Víctor Manuel Vucetich. No se decanta por ninguno, pero tiene claro que son gente del medio, que saben trabajar con jóvenes.

Aguirre confía que el cambio que hay en la cúpula del futbol mexicano fue el correcto. Sabe que por el pasado, en este ciclo los resultados se deben dar sin tanto sufrimiento.

LE GUSTAN LOS NUEVOS DIRECTIVOS 

Al hablar del cuadro nacional, Javier Aguirre menciona la capacidad que tiene cada una de las personas que forman el nuevo organigrama del futbol en México.

“Guillermo Cantú es una persona muy preparada, estudiosa, que va a aportar mucho a la Secretaría General (de la FMF). Luego, en la dirección de selecciones tanto Fernando

Cerrilla como Santiago Baños, son personas que saben de qué va el tema y conocen muy bien en dónde están parados y les deseo mucha suerte”.

Asimismo, señala que “ahora queda el nombramiento del entrenador nacional, y espero que toda la gente tomen una buena decisión, espero que la gente que venga lo haga bien”.