“Puto”, un grito que ya había sido perdonado

Pese a que FIFA ya había decidido con anterioridad el no sancionar el popular grito “homofóbico” en los partidos del Tri, este miércoles cambiaron de opinión y multaron a la Femexfut

Afición mexicana en Natal
Afición mexicana en Natal (Reuters)

Ciudad de México

FIFA reabrió un archivo que en 2014 ya había dado por concretado, luego de anunciar este miércoles una multa colectiva en donde México junto a Argentina, Chile, Perú y Uruguay fueron señalados por "cánticos insultantes y discriminatorios" durante los juegos que sus respectivas selecciones tuvieron el año pasado en las eliminatorias rumbo al Mundial de Rusia 2018.

Según el organismo rector del futbol mundial, los aficionados de la selección nacional irrumpieron en "cantos homofóbicos" durante el duelo entre México y El Salvador celebrado en el Estadio Azteca el pasado 13 de noviembre, por lo que la Federación deberá pagar un correctivo de 19 mil 807 dólares (unos 352 mil 095 pesos).

Sin embargo, no es la primera vez que el famoso grito de "puto" se encuentra bajo el ojo de la FIFA, ya que en el pasado Mundial de 2014, la organización abrió una investigación por dicho gesto en los seguidores mexicanos durante el encuentro que el Tri disputó ante Camerún en Natal.

Dicho señalamiento provocó diverso tipo de reacciones, la mayoría por parte de aficionados molestos por la "mala interpretación" que se le dio a la popular expresión; memes y comentario hacia la FIFA inundaron las redes sociales en ese entonces.

Por otro lado, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), emitió un comunicado en el que descalificó los mencionados cánticos e invitó a no confundir el significado del mismo: "Gritar puto no es costumbre, es irresponsable", señaló.

Cuatro días después de estas investigaciones, el 23 de junio del 2014, la FIFA emitió su fallo al respecto, decidiendo no castigar a México, al determinar que el grito de 'puto' "no es considerado un insulto en este contexto específico".

El ya tradicional grito se originó en los partidos de Chivas de Guadalajara y se popularizó en un encuentro entre las selecciones de México y Estados Unidos en esa misma ciudad del occidente mexicano por la eliminatoria olímpica para los Juegos de 2004 en Atenas. Desde entonces, es un grito común en casi todos los estadios del futbol mexicano.