El día que Bielsa rompió un contrato

Marcelo dijo que no ha recibido oferta para dirigir al Tri, y que ya tenía un acuerdo verbal con el Marsella; aunque en 1998 faltó a un compromiso y aceptó dirigir a Argentina


Marcelo Bielsa, dice 'hipotética' la posibilidad de dirigir a México
Marcelo Bielsa, dice 'hipotética' la posibilidad de dirigir a México (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Es uno de esos entrenadores que no suele dar declaraciones al aire, que cuando se compromete tiene que pasar algo extraordinario para que no se cumpla su palabra.

Sin embargo, este sábado, al haber renunciado a la dirección técnica del Olympique de Marsella, el 'Loco' emuló algo que ya había hecho en 1998, cuando rompió un compromiso para poder dirigir a la selección de Argentina.

Por ello, y a pesar de que el propio estratega reconoció que no ha tenido ningún tipo de acercamiento con la FMF para suplir a Miguel Herrera en el banquillo del Tri, las posibilidades vuelven a resurgir.

En agosto de 1998, uno de los hombres más entregados y de mucha palabra en el futbol, decidió romper un contrato. Apenas un día antes de esto, se le vio muy metido en la presentación del nuevo proyecto del Espanyol de Barcelona, equipo con el que estaba ligado, pero al entrenador le había llegado uno de los motivos de su mayor locura, la selección de Argentina.

Muchos veían con malos ojos aquel acto, pero el contrato tenía una cláusula muy clara. Si llegaba una oferta de la Albiceleste, el timonel quedaba libre. Así que, no hubo más que hacer, aunque le dieron 24 horas para que pensara bien las cosas, él ya tenía defi­nido su objetivo.

Desde hace varios días el nombre de Marcelo sonó fuerte para el puesto, pero hubo que esperar para que el timonel contestara sobre este rumor, pues es bien sabido que solo declara en una conferencia de prensa, en la que bien puede estar horas o minutos, todo depende de las peticiones de los representantes de los medios de comunicación.

“No he hablado con nadie de la Federación Mexicana, y no hablo de cuestiones hipotéticas”, dijo de manera tajante el entrenador, ­fiel a su personalidad en la que no admite ese tipo de vacilaciones.

Por ello, habló de situaciones que sí tenían fondo, como el arreglo que hoy rompió con el Marsella, al cual le hacía falta estampar las ­firmas correspondientes: “los términos del contrato están acordados con el presidente, aunque todavía no se ha a­rmado”, dijo en aquella ocasión.

Así, Bielsa, que había disipado cualquier rumor que lo vinculara con el Tricolor, volvió a abrir hoy esa posibilidad.

Un Loco del futbol

El entrenador argentino es conocido por su férreo carácter, por ser un obsesivo del futbol y por su tenacidad para una mejora constante en los equipos a los que suele llegar.

Román Iucht, en su libro La vida por el futbol, Marcelo Bielsa, el último romántico, describe el ímpetu del timonel por el análisis del balompié, su manera de devorar todo lo que tuviera que ver con el aprendizaje de dicho deporte. Incluso, antes de  sus primeros pasos como entrenador en Argentina, ya analizaba videos de clubes europeos, mismos que un amigo le hacía llegar desde España

Así fue como tomó el apodo de Loco, por esos peculiares detalle aunados a su forma de dirigir e inferiores.

Desde Argentina, algunos periodistas ven a Marcelo como un técnico de muchas cualidades, a que le gusta revolucionar el futbol formar jugadores, sobre todo.