Baños, el escudero que escaló al parlamento

El ahora Director Deportivo de Selecciones Nacionales no siempre fue un directivo de alto rango; Miguel Herrera lo ‘rescató’ y, en buena parte, lo impulsó al puesto que ahora tiene en la Femexfut


Santiago Baños, Director Deportivo de Selecciones Nacionales
Santiago Baños, Director Deportivo de Selecciones Nacionales (Mexsport)

Ciudad de México

No siempre fue el Director Deportivo de Selecciones Nacionales. No. Eso es nuevo. La carrera del nuevo directivo de la Federación Mexicana de Futbol estuvo siempre ligada a ser ‘la mano derecha’ de Miguel Herrera. Ahora, con su nombramiento, Santiago Baños enfrentará su primer reto profesional, sin el cobijo del Piojo, quien siempre estuvo un escalón arriba profesionalmente.

Baños se ligó al balompié profesional en la campaña 1995-96 con Necaxa. Toda su carrera jugó como zaguero y con los Rayos no fue la excepción. Debutó con el cuadro rojiblanco, pero su aventura en la máxima categoría del futbol azteca duraría un suspiro, debido a que a la campaña siguiente no pudo continuar en la Primera División. A partir de 1997 deambularía en el inframundo del futbol mexicano…

Santiago tenía un panorama complicado. Y es que, al parecer, sus capacidades no le daban para mantenerse en el máximo circuito, ya que ningún equipo de Primer División lo reclamó. El camino no fue fácil, ya que deambuló en la Primera A, lo que hoy es conocido como el Ascenso MX. Primero fichó con el Cuatitlán, donde se mantuvo dos años; más tarde pasó un semestre con el club Acapulco. Parecía que su carrera se extinguía en ese punto, como lo hicieron estos dos equipos, quienes ya no militan en dicha división.

Pero el destino cambia en un segundo. Las capacidades de Baños Reynaud llamaron la atención de un inexperto Miguel Herrera , quien debutaba como entrenador con el Atlante. En una apuesta arriesgada, el Piojo ‘revivía’ a la carrera en Primera División del defensor al contratarlo para los Potros. Con 26 años el defensor tenía una segunda oportunidad.

No la desaprovechó y bajo el cobijo de Herrera Aguirre se mantuvo en el plantel azulgrana desde el 2002 al 2004. Tal fue la mano del entrenador que, con el Atlante, disputó 68 juegos y marcó siete tantos. En ningún otro equipo con el que militó jugó igual número de encuentros y tampoco pudo hacerse presente en tantas ocasiones en la meta rival que con el cuadro atlantista.

La confianza del Piojo se mantuvo. Para 2004, Miguel llegó a Rayados e infirió para que la directiva regiomontana tratara de fichar a Santiago. Así fue. Pero el futbol no le alcanzó para tener la participación que tuvo con Atlante y, a pesar de estar tres años ahí (hasta 2007) y vivir un subcampeonato con Monterrey, terminó su etapa en tierras norteñas. Un año después fichó por el Puebla, donde terminó su etapa como futbolista activo.

Pero la complicidad entre Director Técnico y el retirado futbolista apenas comenzaba. Cuando el entrenador fue nombrado entrenador del Veracruz, integró al ex zaguero a su cuerpo técnico. La aventura terminó en sinsabor, ya que el cuadro escualo descendió. Pero el lazo profesional se fortificó. A partir de su estadía en El Puerto, Miguel y Santiago trabajaron juntos, siempre en la misma tónica: entrenador y auxiliar técnico; como rey y escudero.

Y siguieron trabajando juntos. Tomaron las riendas en Tecos, Atlante, en América donde salieron campeones y, más tarde, en la selección mexicana donde fungió, nuevamente, como el brazo derecho de Miguel Herrera donde acudieron a la Copa América y a la Copa del Mundo.

La vida después del ‘Piojo’

Tras el despido de Miguel Herrera en la dirección técnica del Tri, Santiago Baños también perdió su puesto como auxiliar. Pero el destino dio una vuelta radical. El flamante Presidente de la Federación Mexicana de Futbol Decio de María anunció al ex jugador del Cuatitlán como Nuevo Director Deportivo de Selecciones Nacionales, para que se integrara al ‘parlamento’ de directivos de la Femexfut.

“Ignoro cómo será el cambio que ahora asumo, pero podré opinar después de un par de meses, cuando asuma de lleno la responsabilidad, pero me siento muy contento, emocionado, muy ilusionado y agradecido con Decio y Memo Cantú, por la oportunidad”, señaló en su presentación. “Obviamente es un proyecto que me llamó la atención, por eso acepté. Además creceré y aprenderé mucho, razones fundamentales para aceptar”.