La maldición del abanderado

Los últimos tres jugadores que han recibido el lábaro patrio del presidente han enfrentado algunas circunstancias adversas

Enrique Peña Nieto entrega la bandera a Rafael Márquez
Enrique Peña Nieto entrega la bandera a Rafael Márquez (Presidencia )

CIUDAD DE MÉXICO

Rafael Márquez fue el elegido para recibir del manos de Enrique Peña Nieto, presidente de México, la bandera nacional.

Pero lejos de ser un halago, el ser el abanderado no ha sido algo grato, por lo menos para los tres último jugadores que fueron los encargados de recibirla de parte del mandatario en turno.

Corea-Japón 2002

En el mundial que se organizó por primera vez en dos ciudades, Alberto García Aspe, fue el abanderado de la selección nacional. Vicente Fox fue el encargo de darle la bandera y a pesar de ser uno de los jugadores más veteranos seguía siendo una figura.

Pero para García Aspe ese no fue su mejor Mundial. El mediocampista no vio acción en ningún partido de la fase de grupos y Aguirre solo lo mando a la cancha en el juego de octavos frente a Estados Unidos, en ese partido entró al minuto 76 y fue amonestado al 81 por una patada sobre Cobe Jones. México fue eliminado en ese juego.

Alemania 2006

Oswaldo Sánchez fue el abanderado. El arquero llegaba como figura y titular indiscutible. Ricardo La Volpe depositó toda su confianza en él y parecía que por fin podría mostrar su potencial.

Pero el 7 de junio de 2006 Oswaldo recibió una trágica noticia. Su padre había fallecido en la ciudad de Guadalajara, el arquero viajó de regreso y jugó el 11 de junio de ese año el primer encuentro de la fase de grupos. México fue eliminado contra Argentina en los octavos de final.

Sudáfrica 2010

Guillermo Ochoa recibió la bandera del entonces presidente Felipe Calderón. Memo se postulaba como arquero titular, ya que Oswaldo Sánchez no había sido convocado, pero Javier Aguirre tenía otros planes.

El Vasco decidió entonces que Oscar Pérez sería al arquero titular de la selección mexicana, Ochoa no jugó un solo minuto de los cuatro partidos que disputó el Tri en Sudáfrica.