Lo que el 'Tri' debe aprenderle a Chile

Intensidad, amor propio y regularidad, son algunas de las características que describen al actual Campeón de la Copa América Centenario, variables que México no pudo demostrar

'Chicharito' en el duelo de Cuartos de Final ante Chile
'Chicharito' en el duelo de Cuartos de Final ante Chile (Imago7)

Ciudad de México

A pesar de la salida de Jorge Sampaoli y un mal inicio de Juan Antonio Pizzi al mando de 'La Roja', Chile supo mantener una base de jugadores y un estilo de juego intenso, siendo esto la clave del bicampeonato continental; a diferencia de la selección mexicana, que tras la llegada de Juan Carlos Osorio, jamás tuvo una personalidad dentro de la cancha a pesar de la serie de victorias desde su arribo.

Continuidad vs. rotaciones

Una de las principales causas de la debacle tricolor fue la insistencia del colombiano en rotar su cuadro inicial; en los tres duelos de fase de grupos que México encaró, Osorio jamás repitió alineación, su argumento, la combinación de piezas dependiendo del rival en puesta, por ejemplo ante Jamaica y, puntalmente en el arco, puso a Alfredo Talavera, pues optó por colocar a un portero fuerte y de buena salida ante los atléticos caribeños.

Para el duelo ante Venezuela y ya con boleto en mano, el cafetalero nuevamente cambió a su guardameta, en vista de que era un juego para descansar a elementos importantes para la siguiente fase, lo cual resultaría inservible. Contra los venezolanos cambió la defensa, al colocar a Yasser Corona y Néstor Araujo, hombres sorpresa en el esquema y que sufrieron durante el encuentro.

En su momento, Juan Carlos Osorio fue elogiado, por tratar de imponer cambios que distaban de un parado base y que realizó desde su llegada al banquillo tricolor, la aclamación fue gracias a la cadena de triunfos que obtuvo, pero todo fue derruido con la derrota ante Chile en cuartos de final, la historia determinó la peor goleada en torneos oficiales para selección, y la buena impresión que pudo plasmar Osorio se fue al drenaje.

Falta de Personalidad, amor a la camiseta, verse aplastados ante la adversidad en lugar de brindarse, aunado a la falta de conocimiento de un sistema terminaron por sepultar a México; el colombiano, el principal culpable del fracaso.

En cambio, Chile demostró el porqué es el campeón de América. Por si quedaba alguna duda los dirigidos por Juan Antonio Pizzi revalidaron en título ante Argentina, un juego que se fue hasta las últimas consecuencias, pero el ahínco con el que los andinos afrontan cada compromiso lo colocan ya como una de las mejores selecciones del mundo.

El primer gran galardón para el futbol chileno se dio hace un año sobre el rival que dejaron de nuevo en el camino y en la misma instancia, aunque con un orquestador distinto. Jorge San Paoli fue el hombre que puso el nombre de Chile por los cielos al probar la gloria. Considerado como 'bielsista' Sampaoli continuó con el trabajo que su predecesor había cimentado, siempre apostando por la continuidad.

En la pasada final uno de los jugadores más determinantes, Jorge Valdividia no estuvo presente en este juego decisivo por decisión del ex técnico de León, quien considero que ahora el 'Mago' juega en una liga de escaza competencia, como lo es la liga de los Emiratos Árabes Unidos.

El único cambio relevante que Pizzi decidió, fue la incursión del volante de la Universidad Católica de Chile, jugador que trajo en predicamentos a México en su partido, y de pudo suplir al talentoso jugador, pilar del pasado campeonato, Jorge Valdivia.

En síntesis, Juan Antonio Pizzi supo respetar un proceso y un esquema que viene realizando el futbol chileno y que le ha dado los éxitos que el futbol mexicano quisiera saborear.