El “No era penal”, su condena

Hoy hace un año Arjen Robben fingía un penal y dejaba fuera a la selección mexicana del Mundial, dejándola a un clavado del quinto partido

Arjen Robben en la jugada en el que se marcó penal en contra de México en el Mundial de Brasil 2014
Arjen Robben en la jugada en el que se marcó penal en contra de México en el Mundial de Brasil 2014 (Archivo )

CIUDAD DE MÉXICO

2:47 p.m. en Fortaleza. Arjen Robben desbordaba por la banda derecha, esquivando jugadores mexicanos hasta que se encontró con Rafael Márquez y cayó. El resto es historia.

365 días han pasado desde aquel penal que señaló el árbitro portugués Pedro Proenca en el Estadio Castelão. La eliminación de México, la consecuencia de este engaño, engaño que benefició a Holanda al lograr pasar de ronda, pero Robben ¿qué consiguió de esto? Nada más que burlas y el odio de los mexicanos; cientos de críticas de la prensa y una fama que jamás se podrá quitar de encima.

Después de este clavado, a pesar de conseguir el tercer lugar en Brasil 2014, la carrera de Robben ha ido a la baja. Las lesiones han sido su principal enemigo en la reciente temporada.

Empezó el segundo semestre de la Bundesliga con una lesión en la espalda. A esto le siguió un desgarro muscular abdominal el 22 de marzo que lo dejó 6 semanas fuera. A su regreso a las canchas, le costó solamente 17 minutos el desgarrarse el gemelo izquierdo y se perdió el resto de la temporada. Sin embargo, esto no ha afectado su efectividad en la cancha, en donde marcó 17 goles en 21 partidos de liga, casi un gol por partido.

Deberá superar las lesiones y estar al cien por ciento para regresar al gran nivel en el que se le vio en el Mundial pasado.

¿Robben sabía que no era penal?

Inmediatamente después que se pitó la pena máxima, el holandés no reflejó ninguna emoción, a pesar de que su compañero Giorgio Wijnaldum se acercó a él a festejar la marcación del penal. ¿Culpa?

Tomó el balón y se dirigió con el segundo capitán y experimentado, Dirk Kuyt, a discutir quién tiraría el penal. Se decidió que él lo haría.

Se dirigió al punto penal en donde se encontró a Klass Jan Huntelaar con quien tuvo otra discusión, y a pesar de Arjen ser el cobrador oficial de la selección holandesa, le dejó el balón al especialista. ¿Inseguridad?

En los tres partidos siguientes de la selección holandesa no volvió a anotar. ¿Desconfianza?

Después de esta polémica jugada Robben tuvo varias entrevistas en donde reafirmó que sí hubo penal. Solamente él sabe si fue o no penal.