Argentina… De lo que el Tri se salvó

El poderío de la albiceleste en esta Copa América es descomunal, comparado con lo que mostró el cuadro de Juan Carlos Osorio; de haberse encontrado, las consecuencias pudieron ser graves

Argentina ha tenido una esplendida actuación en la Copa América
Argentina ha tenido una esplendida actuación en la Copa América (Imago7)

Ciudad de México

Si la goleada de Chile 7-0 sobre México en los Cuartos de Final de la Copa América Centenario resultó una humillación, un hipotético encuentro ante Argentina pudo tener consecuencias mucho peores, siempre y cuando de estadísticas se tratara. Osorio evitó dicho cruce rescatando el empate ante Venezuela en el último duelo del grupo C.

A pesar de que ambas escuadras llegaron como líderes de sus respectivos sectores a los Cuartos de Final del certamen continental, los números entre éstas distan mucho una de la otra. Mientras que Gerardo Martino llevó a su equipo a la cima del grupo D con tres duelos ganados, Juan Carlos sufrió para rascar un empate ante la Vinotinto y no llegar a Cuartos como segundo clasificado.

Partido a partido, Argentina fue claramente superior a sus rivales y por ello es hoy amplia favorita a levantar el trofeo que el año pasado le fue negado desde los once pasos por quien hoy fungió como verdugo del Tri: Chile.

Fueron precisamente los andinos la primera víctima de la Albiceleste en este torneo, representativo que más resistencia logró oponer pero que finalmente no fue suficiente para caer 2-1, víctimas de Ángel Di María y Éver Banega.

México también tuvo un debut aceptable, pues además de derrotar a Uruguay venía de hacer lo propio con Chile y Paraguay en duelos amistosos; vencieron 3-1 a los charrúas e ilusionaban con competir dignamente en un torneo donde desde hace varios años arrastran la toalla.

Argentina siguió en los suyo; doble goleada sobre Panamá (5-0) y Bolivia (3-0) para cerrar con triple victoria su primera fase. 10 goles a favor y solo uno en contra, número que todos querían evitar en Cuartos de Final.

México fue de más a menos. Venció 2-0 a una errática Jamaica que, de haber salido con mejor puntería, pudo haber sacado el empate o incluso la victoria en Rose Bowl de Pasadena. Ante Venezuela ya se podía vislumbrar el futuro del equipo, las tristes célebres rotaciones impidieron seguir con una racha importante de victorias, batallando para rascar un punto sobre la hora.

Ni hablar de la fase final, donde todos conocen bien el destino de México a manos de Chile, mientras Argentina se regodeó una y otra vez con sus rivales a quienes vapuleó en Cuartos de Final (Venezuela; 4-1) y Semifinales (Estados Unidos; 4-0), respectivamente.

Los sudamericanos liderados por Lionel Messi, quien de paso lleva cinco goles que le sirvieron para colocarse como máximo goleador en la historia de su selección, presumen el mejor promedio de anotaciones entre los competidores sobrevivientes: 3.6 goles por partido, por 1.5 y 3.5 de Colombia y Chile, respectivamente.