Ya extrañaban el festejo

Los 12 mil aficionados que asistieron este miércoles al Estadio Corona fueron afortunados al presenciar el primer triunfo de Santos Laguna en casa en lo que va del Apertura 2017.

Torreón, Coahuila

Los casi 12 mil aficionados que asistieron este miércoles al Estadio Corona fueron afortunados al presenciar el primer triunfo de Santos Laguna en casa en lo que va del Apertura 2017, algo que ya extrañaban.

A pesar del día y la hora, ese público pudo asistir a la cita con su equipo y aunque la incredulidad imperaba, había una poca de esperanza después de todo lo que ha pasado el equipo y la necesidad de salir del atolladero en que se encuentra.

El presidente de equipo Alejandro Irarragorri celebró con los suyos en el palco y ahora la encomienda es darle más valor a este triunfo en su próxima visita.

El inicio del encuentro fue como de estudio para los albiverdes, Necaxa quiso hacer lo mismo que los demás equipos que han venido a esperar, a cerrar espacios y aprovechar un error en la salida del cuadro lagunero.

Los dirigidos por Robert Dante Siboldi aguantaron hasta que comenzaron a desplegar velas y a mostrar un juego más abierto, sin poder llegar con claridad al área rival, pero poco a poco fueron avanzando en su desarrollo.

Eso le gustó al público, que desde la tribuna estuvo alentando a sus jugadores y más cuando cayó el primer gol, una gran anotación de Furch que puso a Santos en una situación diferente con respecto a sus anteriores partidos, provocó que los Rayos adelantaran líneas y se abrieran más espacios.

Arteaga se dio cuenta que cuando se lo propone puede ayudar más al ataque, le cometieron el penal que convirtió Jonathan. A partir de ahí todo fue apoyo a los jugadores de casa, incluido Aabella, a quien habían criticado y ahora hasta su nombre coreaban.

La emoción no podía faltar y Necaxa se encargó de eso, pero la gran jugada en conjunto que derivó en el tanto de Djaniny hizo explotar de júbilo a la tribuna.

Cuando Necaxa volvió a acercarse en el marcador, se percibía un cierre emocionante, así fue y entonces aparecieron los aficionados para presionar al rival y darle todo su apoyo al conjunto local.

Con el silbatazo final llegó el festejo, la gente feliz abandonó el estadio, el presidente de equipo Alejandro Irarragorri celebró con los suyos en el palco y ahora la encomienda es darle más valor a este triunfo en su próxima visita.

dcr