Santos disputa partido ante débiles visuales

Los integrantes del primer equipo se sorprendieron al enfrentar jugadores que padecen ceguera, ya que disputaron el encuentro con los ojos vendados.

Los jugadores se guían básicamente por el sonido.
Los jugadores echaron mano del sentido del oído. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Después de realizar su entrenamiento ordinario en el TSM, los integrantes del primer equipo de Santos Laguna sostuvieron una dinámica muy llamativa, en la que enfrentaron al equipo Murciélagos Laguna, que integran jugadores invidentes.

Antes que nada se les explicó a los futbolistas la manera como juegan futbol quienes no tienen visión o son débiles visuales, se les explicaron las reglas y luego se eligieron a los primeros cinco elementos para enfrentar a los jóvenes de Murciélagos que dirige Guillermo Ibáñez.

El partido se disputó en una de las canchas de práctica del TSM, en un terreno de juego adecuado a las reglas del fútbol uruguayo.

Fue una divertida experiencia, tanto para aquellos que estuvieron en la cancha como los que estuvieron de espectadores esperando su participación. Los santistas se dieron cuenta de la complejidad de golpear la pelota, conducirla y más aun rematar a gol.

Los primeros en probar fueron Osvaldo Martínez en el arco, Ulises Rivas, Javier Abella, Gerardo Alcoba y Jonathan Rodríguez, a todos se les cubrieron los ojos excepto el arquero.

Fue muy complicado hacer jugadas conducir el balón y evitar choques entre propios compañeros, mientras sus rivales, acostumbrados a las circunstancias, sorprendían por su manera de conducir la pelota y sus remates al arco.


Murciélagos anotó dos goles, pero al final se cobraron tiros penales, donde se guió al tirador golpeando cada uno de los postes, además del grito de un auxiliar detrás de la red. Araujo y Lozano fueron los únicos que acertaron.

El equipo de Murciélagos Laguna nació hace dos años, con el propósito de que personas con discapacidad visual promuevan un estilo de vida saludable.

Hace dos años nació Murciélagos Laguna, con el propósito de que las personas con alguna discapacidad visual, con algún déficit visual, promuevan a través del deporte su salud integral.

Los entrenamientos se realizan los sábados en el TSM, el entrenador es Guillermo Ibáñez, quien trabaja con 12 jóvenes provenientes de distintos lugares de Coahuila, por lo que este equipo representa a toda la entidad. 

En el próximo verano, Murciélagos tomará parte en la Olimpiada Nacional y en el Campeonato Nacional de Ciegos que se realiza en Puebla durante el mes de diciembre.

Los jugadores se guían básicamente por el sonido, utilizan un balón sonoro para que puedan guiarse y decir ‘voy’, ya que por oído es como pueden evitar golpearse entre sí y ubicarse dentro de la cancha.

Se juegan dos tiempos de 20 minutos cada uno, se utilizan básicamente las reglas del futbol uruguayo, una cancha de 40 metros de largo por 20 de ancho y con barreras metálicas a los costados. El portero puede ver y dirige prácticamente al equipo.

IZQUIERDOZ SORPRENDIDO

El capitán Carlos Izquierdoz, destacó el beneficio de actividades como la que les ha permitido experimentar jugar futbol con los ojos cubiertos.

“Hay que felicitar a los chicos, ya que tantas veces ponemos excusa para hacer una u otra cosa y estos jóvenes que no pueden ver hacen el esfuerzo por jugar futbol y lo hacen bien, no les pesa el no tener visión, además nos hemos divertido mucho”, dijo.

“Nos hemos dado cuenta lo difícil que es jugar sin tener visión, los chicos que nos paramos en la cancha estábamos completamente perdidos, sin poder ver el balón ni a dónde caminábamos. Ver cómo lo realizan ellos su esfuerzo es verdaderamente increíble”, añadió.

El defensor señaló que con esta actividad es como ponerse en los zapatos de otros, “nosotros aprendemos constantemente con las actividades que realiza el Club Santos, estar con chicos que pelean contra graves enfermedades, estos jóvenes que no ven o tienen una visión reducida, luchan para tratar de hacer lo que les gusta, que es el futbol”, apuntó.

ldv